El pensamiento político de la derecha

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 132 (32857 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
E L P E N S A M I E N T O P O L Í T I C O D E L A D E R E C H A S I M O N E D E B E A U V O I R

Ediciones elaleph.com
1

Editado por elaleph.com

© 2000 – Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados

EL PENSAMIENTO POLÍTICO DE LA DERECHA

PREFACIO La verdad es una, el error, múltiple. No es casual que la derecha profese el pluralismo. Las doctrinas que la expresan sonharto abundantes para que, aquí, se pretenda examinarlas todas con seriedad. Pero los pensadores burgueses, que prohiben a sus adversarios utilizar los métodos de Marx si no aceptan en bloque todo el sistema de éste, no vacilan en mezclar con escepticismo ideas tomadas de Spengler, de Burnham, de Jaspers, de muchos otros. Esta amalgama constituye el fondo común de las ideologías modernas de laderecha, y es el objeto de este estudio.

3

SIMONE

DE

BEAUVOIR

SITUACIÓN ACTUAL DEL PENSAMIENTO BURGUES Bien sabido es: los burgueses de hoy tienen miedo. En todos los libros, en todos los artículos, los discursos que expresan su pensamiento, es este pánico lo que ante todo salta a los ojos. Según una fórmula cara a Malraux, "Europa ha dejado de pensarse en términos de libertad parapensarse en términos de destino". Pero el destino de Occidente, como el de todas las civilizaciones, según Spengler -de quien proviene esta terminología-, es su muerte. Muerte de Europa. Declinación de Occidente. Fin de un mundo, fin del mundo. La burguesía vive a la espera del cataclismo inminente que la abolirá. "Entre las ruinas se lloran ya las ruinas futuras", escribía Alfred Fabre Luce hacia1945.
4

SIMONE

DE

BEAUVOIR

"Profusión de desastres inducen hoy al hombre1 a preocuparse por su obra, a dudar del valor de la civilización misma. No sólo se interroga; en el acto se desespera, se mofa de sí mismo" (Roger Caillois, en Liberté de l'Esprit, 1949). "La sociedad necesita superhombres, porque ya no es capaz de dirigirse, y la civilización de Occidente está socavada en suscimientos" (Alexis Carrel: Réflexions sur la Conduite de la Vie, 1950) . "Nos encontramos hoy entre un fin y un comienzo. También nosotros tenemos nuestros terrores. El proceso en que estamos comprometidos será largo y terrible" (Jacques Soustelle, en Liberté de l'Esprit, 1951) . "Todos conocemos la amenaza que pesa sobre la civilización occidental en lo que tiene de más precioso: la libertad delespíritu". (Rémy Roure, en Preuves, 1951.) Y así sucesivamente.
1 Para comprender el aleance de las citas de este ensayo, debe tenerse en cuenta que para los pensadores de derecha, el privilegiado es el único dotado de verdadera existencia. En lenguaje burgués, la palabra hombre significa hombre burgués. Europa, Occidente, son la burguesía de Europa, de Occidente; o, más exactamente, la idea que deella se forja el pensador burgués de Europa, de Occidente. En cuanto al no-privilegiado, se lo designa por lo común con el vocablo las masas, y no se le concede más que una realidad negativa.

5

SIMONE

DE

BEAUVOIR

El fenómeno no es nuevo por completo. En todos los tiempos los conservadores previeron con espanto, en el futuro, la vuelta de las barbaries pretéritas2. "Situarse a laderecha es temer por lo que existe", escribía con propiedad Jules Romains cuando aún no compartía ese temor. En la forma que asume hoy, este "pequeño miedo del siglo XX", denunciado por Emmanuel Mounier, empezó a difundirse desde las postrimerías de la primera guerra mundial. Entonces, el optimismo de la burguesía se sintió seriamente quebrantado. En el siglo anterior, la burguesía creía en eldesarrollo armonioso del capitalismo, en la continuidad del progreso, en su propia perennidad. Cuando se sentía dispuesta a la justificación, podía invocar en su provecho el interés general: el avance de las ciencias, de las técnicas; a partir de las industrias fundadas sobre el capital aseguraba a la humanidad futura la abundancia y la felicidad. Sobre todo, confiaba en el porvenir, sentíase fuerte....
tracking img