El perfume

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 319 (79611 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 3 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Patrick Süskind

El perfume
Historia de un asesino

Opiniones
En la literatura alemana hace irrupción un monstruo sin precedentes desde "El tambor de hojalata". Un acontecimiento literario. Stern En Gran Bretaña se habla de "El perfume" como la novela del año, en Francia se escribe que desde "El nombre de la rosa" el mundo editorial internacional no se había sentido tan atraído por unanovela... Buchreport Un libro grandioso... una novela irresistible... una pieza literaria que no aparece todos los días. Kurier. Viena

Süskind lleva al lector, con sostenido interés y fuerza sensual, al centro del alucinante exotismo de una obra de arte extremadamente auténtica y completamente ficticia. Weltwoche. Zurich Se ha descubierto un nuevo Walser, un nuevo Frisch, un nuevo Grass, opinanlos profesionales, y huelen la sensación literaria del año. Süddeutsche Zeitung. Munich El "gran libro" de la convención de la A.B.A. (American Book-sellers Association) de 1985 es una primera novela, escrita por Patrick Süskind, titulada "El perfume". New York Times

Del Autor
Patrick Süskind nació en 1949 en la localidad bávara de Ambach, de Alemania. Hijo del escritor expresionista W. E.Süskind, ha publicado el monólogo dramático "El contrabajo", estrenado en Munich en 1981. "El perfume" es su primera novela. "El perfume" es la revelación de un narrador de primer orden. En la Francia del siglo XVIII. desde el convento que lo acoge lactante hasta el cementerio donde conoce su funesta apoteosis final, la vida del perfumista y asesino de muchachas Jean-Baptiste Grenouille nos propone, ala vez que una sección transversal de una sociedad secretamente resquebrajada, un descenso a los más turbadores abismos del espíritu humano. Fantasmagoría alucinante y obsesiva, al tiempo que cuadro impar de una época. "El perfume" es una de las principales novelas europeas de los últimos tiempos.

Primera Parte :::::::::::::::

1 En el siglo XVIII vivió en Francia uno de los hombres másgeniales y abominables de una época en que no escasearon los hombres abominables y geniales. Aquí relataremos su historia. Se llamaba Jean-Baptiste Grenouille y si su nombre, a diferencia del de otros monstruos geniales como De Sade, Saint-Just, Fouchè Napoleón, etcétera, ha caído en el olvido, no se debe en modo alguno a que Grenouille fuera a la zaga de estos hombres célebres y tenebrosos enaltanería, desprecio por sus semejantes, inmoralidad, en una palabra, impiedad, sino a que su genio y su única ambición se limitaban a un terreno que no deja huellas en la historia: al efímero mundo de los olores. En la época que nos ocupa reinaba en las ciudades un hedor apenas concebible para el hombre moderno. Las calles apestaban a estiércol, los patios interiores apestaban a orina, los huecos delas escaleras apestaban a madera podrida y excrementos de rata, las cocinas, a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación apestaban a polvo enmohecido; los dormitorios, a sábanas grasientas, a edredones húmedos y al penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas apestaban a azufre, las curtidurías, a lejías cáusticas, los mataderos, a sangre coagulada. Hombres y mujeresapestaban a sudor y a ropa sucia; en sus bocas apestaban los dientes infectados, los alientos olían a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, a queso rancio, a leche agria y a tumores malignos. Apestaban los ríos, apestaban las plazas, apestaban las iglesias y el hedor se respiraba por igual bajo los puentes y en los palacios. El campesino apestaba como el clérigo, el oficial de artesano,como la esposa del maestro; apestaba la nobleza entera y, si, incluso el rey apestaba como un animal carnicero y la reina como una cabra vieja, tanto en verano como en invierno, porque en el siglo XVIII aún no se había atajado la actividad corrosiva de las bacterias y por consiguiente no había ninguna acción humana, ni creadora ni destructora, ninguna manifestación de vida incipiente o en...
tracking img