El premio flaco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2027 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROGRAMA “PROFESIONALES EN SERVICIO” (PROFESER)
MENCION: Gerencia y Producción
ASIGNATURA: Teatro V
ALUMNA: Deisy Gil Barrios
C.I: 4010365

[pic]

Esta obra “El Premio Flaco”, si bien el autor se empeña llamarla comedia, (pues tiene elementos de comedia) también puede decírsele “Sainete” pues se presta a esa interacción con el publico, a esa identificación con los personajes, con lassituaciones planteadas, se burla de las miserias del ser humano pero las acepta como algo natural.

Un director de cine “Juan Carlos Cremata” la define como una comedia triste, porque plantea una historia que debería hacernos llorar en lugar de reír. Me atrevo a declarar que ese es el misterio de esta obra: El autor nos plantea directamente y en un lenguaje sencillo una realidad que puede sernuestra, que nos toca de cerca, nos vamos a reír porque nos identificamos con los personajes, sus sueños, sus frustraciones; el drama planteado también podría hacernos llorar.

El autor Héctor Quintero es referente indispensable del teatro cubano. En sus obras el dialogo, los parlamentos, adquieren brillantez singular. Tomemos un pequeño ejemplo de El premio Flaco, naturalmente de la iluminada, cuandoconoce dos noticias a la vez, su esposo ha intentado suicidarse y ella se ha ganado el premio.

ILUMINADA. (Se pone repentinamente seria) Octavio… Ay, a lo mejor, en estos momentos se esta muriendo, el pobrecito. Yo aquí riendo y dando saltos… Mi marido se enveneno… ¡pero yo me saque una casa! Y ahora no se si reírme o llorar. ¡Ay, Santa Bárbara bendita, que feliz soy…! ¡Que ganas de llorartengo!

Héctor Quintero cree y siente una necesidad meramente expositiva, conciente y de profunda búsqueda de lo nacional. Esa predilección por lo popular con el consiguiente rechazo de lo populachero; en síntesis podemos decir que su teatro es netamente nació nacional y popular.

Ante unas criticas europeas sobre su desconocimientos de Ionesco y de la vanguardia europea occidental quecatalogaron su teatro como viejo, el refuto que “jamás lograría hacer una literatura dramática nacional si estuviéramos pendientes de cómo hace Ionesco su teatro o de cómo lo hace Becket. Nuestros mundos son bien distintos, las distancias que nos separan son enormes, no solo geográficas sino culturales y de todo tipo. El aporte de los renovadores y su influencia o la asimilación es otra cosa estas cosastratándose de autores de tal valía como los señalados deben y tienen que tomarse en consideración, pero en estos momentos en cuba contamos con las condiciones para crear un teatro nuestro, con nuestra problemática, con objetivos dirigidos a nosotros mismos, lo cual no significa que estos no puedan trascender los limites nacionales (…).

¿Qué ocurre con el teatro de nuestros autores del siglo XIX,por ejemplo? ¿Acaso puede considerarse el teatro de Avellaneda un teatro cubano? Desde luego que no. Es un teatro español escrito por una cubana. Entonces, ¿No corremos el riesgo de escribir un teatro europeo hecho por cubanos si nos basamos en las inquietudes de tales críticos?

… Lo siento por ellos y añado que, precisamente, por conocer todo lo que a nuestros alrededores esta ocurriendo en elterreno del teatro, es por lo que nos afianzamos en la creación de un teatro cubano que, asimilando los aportes internacionales que valga la pena asimilar, posea características muy particulares, definidas y propias.

Lo irrisorio del capitulo es que los críticos europeos parecían haber olvidado que entre los miembros del jurado internacional que adjudico el galardón al la obra de Quintero seencontraban nada mas y nada menos que… Eugene Ionesco.

Aclara el autor: detesto el snobismo y el afán de estar a la moda nunca me ha interesado parecer europeo, puesto que no me acompleja el sello de “Hombre del caribe”. En el caribe surgió una revolución única en su clase. Pienso que también puede, debe y tiene que surgir un teatro a la altura de las circunstancias. Hay que trabajar para...
tracking img