El problema de diagnostico en salud mental

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3088 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El problema del diagnóstico en salud mental del énfasis en la patología al énfasis en el sufrimiento

8/25/2006 - Por:   Ernesto Rathge

Una joven llega a la consulta y dice “vengo porque soy anoréxica”. Otro sostiene: “Mi papá es un bipolar” -y pregunta- “¿Cómo se convive con los bipolares?”. R. divorciado, 45 años, manifiesta: “Mi ex esposa es esquizofrénica ¿Cómo descubro si mi hijo de 17años se vuelve esquizofrénico como la madre? porque es una enfermedad hereditaria ¿no?”
En el recetario de una obra social cualquiera, un psiquiatra prescribe un ansiolítico y en el casillero para el diagnóstico anota “neurosis fóbica”.

En sala de espera de una institución, un folleto dirigido a posibles consultantes ofrece asistencia grupal para “…pacientes border-line” a los que les atribuye“tendencias suicidas”, “autoagresión”, “ira”, “impulsividad”, “depresión”, “ansiedad”, “inestabilidad emocional”, “problemas de conducta”, “dificultad en la adaptación social y en la aceptación de límites”, “escasa capacidad para asumir responsabilidades”. Un dibujito con una joven caminando hacia un precipicio y datos estadísticos a cerca de “quienes padecen la enfermedad”, completan la ofertapublicitaria.
La operación diagnóstica en el ámbito de la psiquiatría o de la psicología adquiere con notable frecuencia, el formato del diagnóstico médico. Luego de ciertos razonamientos que pueden sostenerse o no en exámenes complementarios que van desde la dosificación de mediadores neuroquímicos a alguna forma de psicodiagnóstico estandarizada, el profesional elige una categoría clasificatoria(una clase) y emite un veredicto que, cual sello de tinta más o menos indeleble, impacta en la “testa” del consultante.

No parece adquirir la misma significación que a alguien le digan que “es”, por ejemplo, un “bronquial crónico”, que la que se produce cuando integrándose a un grupo terapéutico del tipo ofrecido por el folleto antecitado, el paciente reciba el diagnóstico de “border-line” conla singular colección de descripciones-acusaciones que, según los autores del folleto (y, seguramente algún tipo de DSM) le adjudican a priori...
¿Y qué ocurriría con otros vinculados al consultante si leyeran el folleto? Por ejemplo el novio de la “chica que se dirige al precipicio” o el dueño de una empresa donde pretendiese trabajar algún integrante de un grupo de personas caracterizadas porsu “escasa capacidad para asumir responsabilidades”.

Podría circunscribirse el problema al simple hecho de evitar difusiones más o menos desafortunadas del diagnóstico. Pero pensamos que estamos ante un tema más complejo y que las consecuencias de este tipo de operación diagnóstica son de gran significación.
Exploremos entonces las cuestiones, epistemológicas y teóricas que están implícitas enun modo de formular el diagnóstico que alude al consultante adjudicándole una categorización que va a acompañarlo, posiblemente, durante toda su vida. En tal sentido, los consultantes a los que nos referíamos al inicio de nuestra exposición no hacen más que corresponder a un modo harto difundido de “conversar” los diagnósticos de nuestro mundo profesional. Es habitual escucharnos decir que éstees un “obsesivo”, aquel es un “fóbico”, aquella una “histérica”, o un “psicótico”, o un “perverso”, o un “bipolar” o una “anoréxica”. Y es habitual que esto no nos preocupe, a punto tal de convertirse en un modo habitual de decir a cerca de nuestros pacientes.

El contexto social en el que vivimos otorga a los profesionales de la salud mental, psiquiatras y psicólogos, el poder de opinar y aveces decidir a cerca de la cordura o locura de nuestros semejantes (Méndez, Coddou, Maturana). Esto es tan así, que trasciende los límites de nuestros consultorios y todos los psi lo hemos experimentado cuando en una reunión social, en el office de enfermería de un hospital, o donde sea, somos distinguidos como tales y entonces un resalto en el conversar, un chiste, una alusión así lo indica. Y...
tracking img