El saber elegir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (610 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO V: TRIBULACIONES DEL ALBEDRÍO

Partiendo de la novela “El hombre que quería ser culpable” de Henrik Stangerup, Savater indica que sin libertad, sin opción de elegir, el concepto de culpano existe. La denuncia de la novela se centra principalmente en la tendencia de la sociedad a inhibir las responsabilidades negativas de los individuos. Hoy es preferible padecer una enfermedad queasumir un vicio o tomar conciencia de culpa de nuestro comportamiento, “se acepta ser considerado irresponsable”.
Todo ello condiciona la concepción de libertad del individuo. Frente al “yo soy yo ymis circunstancias” de Ortega, hoy impera la circunstancia al yo, y ello provoca cierta pasividad del sujeto, que pierde capacidad como sujeto agente.
No obstante, esta inhibición siempre se aplicaal sentimiento de culpa, nunca al mérito. Este “determinismo parcial” hace que “seamos excelentes gracias a nosotros pero malos o deficientes a pesar de nosotros”. Esta visión fue ampliamenteconsiderada a lo largo del tiempo, se remonta ya a los tiempos de Sócrates. Éste creía que la virtud nacía fruto del conocimiento y que la ignorancia era la causa última del mal, por tanto, según esta teoría“el sujeto humano cuando conoce lo bueno, siempre lo prefiere a lo malo”. Hacemos el bien queriendo y el mal dominados por las circunstancias. Platón matizó esta teoría introduciendo elementospasionales y ya por fin Aristóteles introdujo el concepto de akrasia o debilidad de la voluntad que lleva al hombre a optar por lo malo siendo consciente de que efectivamente lo es. La akrasia es distinta alakolastos, éste hace referencia a aquel individuo “cuyas reiteradas perversiones lo han llevado a creer que obra bien cuando hace lo peor”. Para Aristóteles nadie es akrates en sus plenas facultades.Platón opta por explicarlo con sus tres facetas del alma: la calculadora o racional, la impulsiva la apetitiva o concupiscente. De modo que las dos últimas pueden velar la faceta racional....
tracking img