El sabio tibetano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 217 (54190 palabras )
  • Descarga(s) : 23
  • Publicado : 27 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROLOGO La gente se burló y se rió cuando —hace algunos años— dije en El Tercer Ojo que había volado en cometas; se podría pensar que cometí un crimen al afirmar tal cosa. Pero miremos ahora a nuestro alrededor y podremos observar a muchas personas que lo hacen. Algunas sobrevuelan las aguas, arrastradas por un barco de carrera y, en otros casos, se trata de cometas que llevan a un hombre que selanza desde un acantilado o una cierta altura y vuela realmente de ese modo. Ahora nadie dice que Lobsang Rampa tenía razón, pero en ese momento se burlaron de mí. Hace algunos años, una buena cantidad de fenómenos pertenecía al dominio de la "ciencia-ficción", pero en la actualidad son acontecimientos de todos los días. Disponemos de satélites en el espacio y en Londres podemos captar losprogramas de televisión de los Estados Unidos o del Japón. Yo lo predije. También hemos visto a un hombre —o, mejor dicho, a dos— caminando sobre la Luna. Todas mis obras son verídicas, y gradualmente se comprueba tal aseveración. Este libro no es una novela, no es ciencia-ficción sino la verdad, absolutamente sin adornos, de lo que me sucedió, reitero que no existen licencias del autor en la obra. Digoque este libro es verídico, pero es posible que el lector desee considerarlo como ciencia-ficción o algo por el estilo. Perfecto: está en libertad de lanzar una buena carcajada, y tal vez antes de que haya terminado de leerlo

9

LOBSANG RAMPA

se producirá algún acontecimiento que pruebe que mis libros dicen la verdad. Pero desde ya afirmo que no contestaré ninguna pregunta acerca de sucontenido. Con mótivo de mis otras obras recibí una enorme correspondencia, pero la gente no incluye siquiera los gastos de franquea para la respuesta y, teniendo en cuenta las actuales tarifas postales, a veces contestar la carta de un lector cuesta más de lo que él pagó para comprar el libro. Aquí está mi obra. Espero que les guste. Confío en que la encuentren creíble, si así no fuera, tal vezesas personas no hayan alcanzado todavía la etapa evolutiva necesaria.

10

CAPITULO I

— ¡Lobsang! ¡LOBSANG! Confusamente comencé a emerger de las profundidades de un sueño producido por el agotamiento. Había sido un día terrible y ahora. . . me llamaban. La voz retumbó de nuevo: — ¡Lobsang! De pronto sentí a mi alrededor una conmoción, abrí los ojos y creí que la montaña se me caía encima.Una mano me alcanzó y, con un rápido tirón, me arrancó de mi lugar de reposo y me empujó hacia un costado, apenas a tiempo, pues una roca inmensa, de bordes filosos, se deslizó tras de mí y me desgarró la ropa. Me levanté de un salto y seguí a mi acompañante, semiaturdido, a un pequeño saliente, en la parte más extrema de lo que había sido una minúscula ermita. A nuestro alrededor arreciaban lasrocas y la nieve que se precipitaban hacia abajo. Repentinamente observamos la encorvada figura del viejo ermitaño que trataba de llegar a la mayor velocidad posible hasta el lugar en que nos encontrábamos. Pero no lo logró: una enorme masa de rocas rodó por la montaña y barrió con la ermita, el ermitaño y el saliente sobre el cual había estado apoyada aquélla, una prominencia que medía alrededorde sese nta metros y q ue voló co mo una hoj a en u na tormenta. Mi Guía, el Lama Mingyar Dondup, me sostenía firmemente por los hombros. La oscuridad nos rodeaba: ni un solo destello de luz proveniente de las estrellas o 11

LOBSANG RAMPA

de las vacilantes velas de las casas de Lhasa. Todo era oscuridad a nuestro alrededor. Súbitamente se produjo una nueva andanada de inmensas rocas,acompañadas por arena, nieve y hielo. El saliente sobre el cual nos encontrábamos en forma precaria se inclinó hacia la montaña y nos deslizamos sin cesar y, aparentemente, sin fin. Por último, nos detuvimos en medio d e un gran estrépito . Creo que d urante un cierto tiempo estuve desvanecido, pues recuperé de una manera repentina la conciencia, y comencé a pensar de nuevo en las circunstancias que...
tracking img