El sacerdote, sacramento de cristo cabeza y pastor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1190 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PRESBÍTERO, SACRAMENTO DE CRISTO CABEZA Y PASTOR (V)
Obtenido de la revista “Actualidad litúrgica No. 224
de Buena Prensa, pp. 25-29

Mario Gabriel De León Robles Materia: Sacramentos del Orden y del Matrimonio

Este artículo se divide en dos incisos que enfatizan la función del presbítero como presidente, en el primero: al servicio celebrativo de los sacramentos. Y el segundo: alservicio de la caridad. Ambos, dependientes y corresponsables entre sí.

El presbítero, presidente del servicio celebrativo de los sacramentos. El Concilio Vaticano II comprende a la Iglesia como Pueblo de Dios, elegido y constituido por Jesucristo en reino de sacerdotes; en el que sus bautizados son estipe elegida, nación santa, sacerdocio real y pueblo de su propiedad. Las raíces de estePueblo se hunden hasta el Antiguo Testamento, en la elección de Israel como Pueblo de Dios. Ya en la Carta a los Hebreos se interpreta el ministerio de Jesús como una acción sacerdotal nueva y definitiva a favor de la humanidad. Cristo así es la víctima, el sacerdote y el altar de la nueva y definitiva Alianza, en la cual aúna a su Iglesia en un gesto de solidaridad, donde puede ella presentar laofrenda de su propia vida.
Jesucristo ha hecho partícipes de su sacerdocio a todos los bautizados en su nombre, constituyendolos así en Pueblo de la Nueva Alianza, como sacramento de salvación. En este Pueblo elegido por amor, y que es profético, sacerdotal y regio, al presbítero le corresponde ejercer su ministerio como servidor del sacerdocio común, presidiéndolo como sacramento que es de Cristo.Dios, al pendiente siempre de la humanidad, lo hace hoy por medio de Jesucristo a través de sus sacerdotes, obispos y diáconos. Continúa protegiendo y santificando al género humano. Por ello el presbítero tiene la función de presentar la ofrenda del pueblo y ofrecerse a sí mismo. No olvidemos que Jesús es el único Sumo y Eterno Sacerdote, y ejerce su capitalidad en la presidencia del presbítero.Así éste asume la función de ser sacramento de Cristo Sacerdote, favoreciendo la unión de las dos existencias: la de Cristo y la de la Iglesia, pueblo sacerdotal. Entre sacerdocio común y el ministerial existe una íntima relación de referencia y una mutua implicación; se ordenan uno al otro, puesto que el sacerdocio ministerial, en virtud de la sagrada potestad que posee, forma y dirige al pueblosacerdotal, efectúa el Sacrificio Eucarístico ofreciéndolo a Dios en nombre del Pueblo, mientras que el sacerdocio común concurre a la oblación, y ejercen su sacerdocio con la recepción de los sacramentos, la oración y la acción de gracias, el testimonio de una vida santa, con la abnegación y caridad operante.
La Iglesia ejerce su sacerdocio en la liturgia, para ello necesita del presbítero,como representante de Cristo Sacerdote. De esta manera, el presbítero hace presente y actualiza la obra salvadora al presidir los sacramentos, y promueve para que éstos sean vividos por la asamblea como verdaderos sacramentos de fe.
Mediante el Bautismo, la comunidad engendra vida nueva, en la que el presbítero, como presidente, es servidor con Cristo, del nuevo bautizado; que con la presidencia enlos demás sacramentos, Cristo en el presbítero sigue santificando. Sobre todo en la Eucaristía, que crea la comunidad y expresa la máxima comunión siendo así centro de la vida de todo cristiano. El presbítero, presidiendo la Eucaristía, realiza un servicio a Jesucristo, su presidencia remonta a Cristo y sirve también con Él a la comunidad.
El presbítero es ministro de la santificación del Pueblode Dios, y como presidente de la comunidad, debe presidir en ella la Eucaristía, que genera y edifica la comunidad. La celebración de los sacramentos es expresión de unidad y comunión eclesial, por ello, la asamblea es el mejor lugar para compartir la Palabra, la Eucaristía y la ayuda fraterna.
De esta manera el sacerdocio común, quedado a la sombra mucho tiempo, cobra de nuevo su lugar e...
tracking img