El seductor de la patria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4110 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“El Seductor de la Patria”

* Historia II
* Ruiz Durán Francisco José
*

- El libro empieza con una carta dirigida a Manuel su hermano menor, platicándole de lo que había cambiado México después de su exilio:
Querido Manuel:
Perdona la tardanza en escribirte, pero entre las visitas de cortesía y los achaques propios de mi edad, no he tenido un momento de sosiego. Contigo puedohablar con franqueza, no necesito esconder mis emociones ni afectar la estoica indiferencia que me he defendido de los periodistas, cuando me preguntan si todavía tengo ambiciones políticas. Después de 18 años en el exilio y a pesar de todas las humillaciones que he padecido, todavía espero recuperar la estimación del pueblo. Después de todo soy el fundador de la República.
- Después de suregreso cuenta que la iglesia hermosa de la que se acordaba, era puro cascajo, las flores desaparecieron, el nombre de las calles que alguna vez tuvieron que ver con él habían cambiado gracias al “Indio” Juárez:
Los demagogos demolieron el convento de Santa Clara y en su lugar han abierto una calle ancha, 5 de Mayo, que va desde la Plaza de Armas hasta el teatro que alguna vez llevo mi nombre yahora se llama teatro nacional. Ayer salí a dar un paseo después del almuerzo y me privé de espanto al ver los destrozos que han cometido. ¿Recuerdas la iglesia de San Andrés, donde hiciste tu primera comunión? Pues ahora es un montón cascajo. Como no vi el templo en su esquina pensé que me había equivocado de calle y doble a la izquierda en el callejón de los Betlemitas, nada de lo que veía a mialrededor me era familiar. Comprendí donde estaba al ver los restos del Templo de San Francisco. No cabe duda, el indio Juárez y su camarilla se han salido con la suya.
- Cuenta sobre su niñez, fue muy dura comparada a lo que viven los niños actualmente, el físico de Antonio era mestizo, su hermano Manuel tenía el físico de un español, por lo que era siempre su hermano el preferido: elmontar caballos, regalos, soldados de plomo, dulces de cajeta, cobijas hechas a mano por la abuela y todo tipo de lujos por el estilo, sólo se los daban a Manuel, pero a Antonio, nada. Lo cual le obligó a querer llamar siempre la atención de sus padres, por lo que Manuel siempre estuvo en constante competencia con Antonio.
Antonio se buscaba pretextos para llamar la atención de sus padres, por loque se llegó a untar betabel en los ojos para verse ojeroso, fingía dolor y así llamaban al médico, quien lo revisaba y veía que eran pretextos para no ir a la escuela, por lo que su padre le llegó a dar tremendas golpizas que él disfrutaba de cierta forma porque provocaba que fijaran su atención en él aunque fuera a costa de heridas profundas, sangre y dolor:
De niño, la desventaja de tener elcabello crespo y la tez morena me obligó a mendigar el cariño de mis padres, cuyo afecto se concentraba en Manuel, mi hermano menor, que había heredado los ojos azules y el pelo azafranado de mi madre. Para él eran los mejores juguetes, los dulces de cajeta, los mimos, las colchas tejidas por la abuela. Ya que no podía llamar la atención de mis padres por medios honorables, me hacía el enfermo paraobligarlos a darme un trato preferencial. Me untaba betabel en los párpados para simular ojeras y con la voz quebrada me quejaba de un fuerte retortijón.
- Antonio se volvió muy vago desde chico, lo que provocaba el enojo de sus padres, quienes le decían que no servía para nada, lo expulsaron de la escuela por escupirle a un maestro:
Cierto día, cuando roncaba plácidamente en clase de gramática,el preceptor me levantó con un palmetazo en los nudillos. Desperté iracundo y le escupí en la cara.
-Ya que no lo aceptaban en escuelas normales, su tío José se dedicó a enseñarle, el tío era un sacerdote quién tenía inclinación y debilidad por las mujeres, pero siempre se dedicó a hacer de las suyas aunque todo mundo lo sabía, se hacían en la iglesia de la vista gorda, hasta que un día fue...
tracking img