El sello indeleble.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5476 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El sello indeleble.

O la aventura de la identificación.

Alphonse Bertillon, auxiliar del primer bureau de la Prefectura parisiense, tenía 26 años cuando entró en el escenario de la Historia a dar el primer impulso a la evolución de la moderna investigación criminal. Era el año 1879, y la policía francesa contaba ya con unos setenta años de existencia.

La Sureté -nombre dado a la policíade seguridad francesa- tenía por aquel entonces la fama de ser la más antigua y rica en tradición del mundo; era considerada como la cuna de la policía criminal. Sus setenta años de historia partían de la época napoleónica. Anteriormente existió ya una fuerza policial, pero dedicada más bien a espiar y detener a los enemigos políticos de los reyes franceses, que a esclarecer actos criminales.Durante la primera mitad de la era napoleónica, el jefe de la llamada «Primera sección» de la policía francesa creada para combatir el crimen era un tal Henri, hombre que sólo tenía autoridad sobre veintiocho jueces de paz y algunos inspectores. Las calles de París ofrecían un lucrativo campo de operaciones para verdaderas manadas de bandidos y ladrones.

Sólo en 1810 -cuando se relajaron losvínculos y trabas sociales bajo los efectos de las guerras napoleónicas y la oleada de crímenes amenazaba con inundar todo París- nació la Sureté:
fue un momento decisivo para el destino de un hombre, cuya sombra seguía proyectándose sobre dicha-organización setenta años después de ser fundada, tanto en los aspectos positivos
como en los negativos. Nos referimos a su fundador, Eugene FrançoisVidocq.

La vida de Vidocq, hasta los 35 años, fue una tumultuosa sucesión de aventuras: hijo de un panadero de Arras, actor, soldado, marinero, miembro de una compañía de marionetas, presidiario -por apalear a un oficial que había seducido a una de sus amigas- y, finalmente, ladrón dedicado a manejar la ganzúa y a efectuar robos con escalo. Una vez escapó a los representantes de la ley vistiendo ununiforme que robó a un gendarme; en otra ocasión subió a la altura vertiginosa de la torre de una cárcel y se arrojó al río que corría al pie de la misma. Cayó una y otra vez en manos de la policía, y siempre acababa condenado a trabajos forzados y cubierto de cadenas. En las cárceles tuvo ocasión de convivir, durante años, con los más terribles criminales de aquellos días, entre ellos, losmiembros de la famosa pandilla de los Cornu, que educaban a los hijos en el asesinato y -para familiarizarlos- los hacían jugar con las
calaveras de las víctimas. En 1799 consiguió escapar de la cárcel por tercera vez, y, al parecer, definitivamente. Durante diez años vivió en París como un pequeño comerciante; pero a lo largo de los mismos fue constantemente amenazado de traición por sus antiguoscompañeros de presidio, hasta que, por fin, el odio y el asco que le producían sus antiguos camaradas, lo indujeron a dar el paso más importante de su vida: se encaminó a la Prefectura de París e hizo la oferta de poner a disposición de la policía sus conocimientos de los bajos fondos; en compensación pidió que no volviesen a encerrarlo.
En la época de Bertillon, setenta años después, muchosrepresentantes de la Sureté sentían una cierta molestia cuando se les hablaba de Vidocq y el nacimiento de su institución. Porque,
en definitiva, la historia de Vidocq -hasta 1810- contradecía todas las ideas que las gentes de los años setenta se hacían sobre la procedencia y el curriculum vitae de un policía; y mucho más tratándose precisamente del jefe de la Brigada Criminal. Todo el mundo habíaolvidado las enormes dificultades que tenían que superar en 1810 Henri y el barón Pasquier, prefecto en funciones, cuando tomaron la curiosa decisión de confiar a Vidocq la lucha contra el crimen en París. Al objeto de disfrazar su nuevo papel ante los bajos fondos, se simuló una detención. Después fue soltado, al abrigo de una nueva evasión, también simulada. Cerca de la Prefectura, en un...
tracking img