El ser y el deber ser

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3629 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de julio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
 UNIVERSIDAD GALILEO
FISSIC-IDEA SEDE JUTIAPA



RESUMEN LIBRO ¡BIEN HECHO!

LIC. CARLOS HUMBERTO LÉMUS RAMOS
ADMINISTRACION EN INFORMATICA Y ADMINISTRACION DE NEGOCIOS

JORGE OSWALDO SANTOS CASTRO
CARNÉ 0911867
¡Bien Hecho!
¿COMO LO HACEN?
Wes Kingsley había viajado a Orlandopara asistir a una conferencia de negocios. Como el cronograma incluía tiempo libre para que los participantes pudieran descansar, jugar al golf o visitar alguna de las atracciones locales, había decidido ir al mundialmente famoso zoológico marino de Disney World con la esperanza de que el espectáculo le ayudara a olvidar sus problemas siquiera un par de horas. Se alegraba de haber tornado esadecisión. Un poco antes, junto a las hordas de espectadores felices que ingresaban al enorme estadio, se había sentado en las graderías con vista a las aguas azules de la gran piscina central. De pronto arriba, encima de los espectadores, se escuchó el graznido de un águila pescadora. El impresionante pájaro se lanzó súbitamente en picada hacia la piscina y sacó el señuelo del agua, que no se veía porla neblina. Mientras el ave se alejaba volando, unas enormes aletas dorsales negras emergieron a la superficie y los espectadores contuvieron el aliento cuando vieron las monstruosas formas negras nadando en círculos en la piscina. Un entrenador vestido con un traje de neopreno apareció en su kayak en medio de la niebla y de inmediato lo rodearon las aletas de unas enormes ballenas.Un macho de 5000 kilos y dos hembras de 2 500 kilos. Los imponentes mamíferos marinos, que son unos de los depredadores más temidos de los océanos, saludaron a la audiencia con sus aletas pectorales, permitieron que los entrenadores "hicieran surfing" y mantuvieran el equilibro sobresus lomos.Wes Kingsley también se sintió hechizado por el espectáculo. Cuando éste finalizó y los tres "aletudos" protagonistas elevaron sus lustrosos cuerpos de lomo negro y panza blanca sobre una sección más alta de la piscina para saludar con venias al público, Kingsley ya había hecho varias anotaciones en una pequeña libreta. Sintió el impulso de bajar hasta la piscina y hacerle la preguntaal entrenador, pero su timidez lo hizo vacilar. De repente se decidió y bajó rápidamente los escalones. —Disculpe —dijo Wes, ya junto a la piscina y aproximándose al entrenador. El entrenador lo miró con sorpresa, y enseguida indicó la puerta con un gesto. La salida es por aya
Ya lo sé, pero tengo que preguntarle algo.
Wes se acercó con un ademán que indicaba claramente que no estaba dispuesto aaceptar un no como respuesta.
—Desde luego —dijo el entrenador—. ¿Qué quiere saber?
Wes sacó su billetera del bolsillo y le ofreció al entrenador dos billetes de cincuenta dólares.
—Estoy dispuesto a pagarle por la información. Lo que quiero saber es lo que seguramente se preguntan todos los que ven el espectáculo: ¿Cuál es su secreto? ¿Cómo engaña a estos animales para que hagan lo queusted quiere? ¿Los hace pasar hambre?
El hombre con traje de neopreno controló un impulso de rabia ante la actitud impertinente del visitante. Pacientemente y con un suave tono de voz, respondió:
—No los engañamos y no los hacemos pasar hambre. Y quédese con su dinero.
—Entonces, ¿de qué se trata? ¿Qué es lo que hace?, insistió Wes con vehemencia.
Al cabo de un largo silencio por parte delentrenador, la actitud de Wes se suavizó.
Dándose cuenta de que lo había ofendido, guardó su dinero.
—Lo siento —dijo, alargándole la mano—. Me llamo Wes Kingsley. Mi intención no es molestarlo, pero realmente tengo que saber cómo hace para obtener semejante respuesta de estos animales.
—Dave Yardley —dijo el entrenador, estrechando la mano que le ofrecían—. Estoy a cargo del entrenamiento...
tracking img