El silbido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1153 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Silbido.

Prologo

Macabra la mente de quien por sus pensamientos pasa la idea de asesinar, la de cometer un crimen que conlleve a una muerte, a un sacrificio humano, a un magnicidio.

Las vidas son valiosas de alguna manera que aun no logo descubrir, ponerle precio o valorar como lo hacen otras personas.

Esta historia no tiene por cometido hacer reflexionar a los jóvenes, incluso notengo la intención de poner a quien la lea a pensar algo especifico solo pido que den rienda suelta a su imaginación y visualicen con detalle cada escena que estoy a punto de narrar.

Capítulo I
Comienza la persecución

Un día como cualquier otro me encontraba en casa de unas primas intentando resolver un problema que se volvía cada vez mas cotidiano, me había involucrado con la genteequivocada y algunos asuntos considerados tabú por la sociedad, preocupado por lo que pensara mi familia sobre el tema pero aun mas temeroso por las represalias de mis cobradores me dispuse a contar mis tratos con el bajo mundo a mi familia para pedir su ayuda.

-Lamento si los decepciono pero esto es lo que hago, esto es lo que soy- Así comencé mi narrativa antes de lanzar la inminente pregunta querebozaba entre sinceridad e hipocresía -Me pueden ayudar?- Dije, al terminar mi explicación la mayor de mis primas me responde con cierta retorica burlona que incluso me hizo sentir mal, la menor girando la cabeza en dirección contraria a mí y con voz que subía de tono con cada palabra exclamo -Pero qué carajo me estas contando? Acaso te has vuelto loco ?- casi al mismo tiempo en que terminaron laspalabras de mi prima escuche un silbido y una voz que decía -Se acabo el tiempo, vinimos por ti- Aterrador fue el escalofrió que paso por los vellos de mi nuca y estremeciéndome de terror comencé a correr.

Capítulo II
La calle hecha de edificios

Al cabo, de cálculo unos tres minutos corriendo giro mi cabeza en dirección a mi perseguidor, con cara fría y mirada tan penetrante que haciaincluso aun mas entumecer mis despavoridas piernas note que sin necesidad de correr me estaba alcanzado, imposible describir el miedo que sentí en aquel incomodo momento, cegado por las lagrimas que me cubrían el rostro pensaba sin descanso en mi inminente fin, en mi muerte, levante mi brazo derecho para limpiar mis lagrimas y justo en ese momento divise un arma a poca distancia, era un revolverplateado, con más fuerza que la anterior y motivado por las ganas de vivir corrí para tomarlo y utilizarlo en defensa propia.

Seguí corriendo con el arma ya dentro de una mochila que llevaba guindada al cuello, iba por una calle obscura, se había hecho de noche de repente, la penumbra abrazaba todo mi tembloroso cuerpo, cada paso que daba semejaba a los brincos de un canguro que huía de un león,gire a la derecha, corrí con mayor intensidad, pensé haberlo perdido cuando apareció justo frente a mí –Es mi fin- exclame, levanto su arma y disparo, cerré mis ojos con tanta fuerza que pensé haberlos aplastado con la presión, la bala roso mi mejilla -FALLO- pensé aliviado, era mi oportunidad de contra atacar así que saque el arma de mi bolso y le apunte, pero no pude disparar, una mezcolanza entreel miedo y el sentimiento de lastima invadió mi cuerpo así que volví a correr.

Esta vez el escenario había cambiado, la calle volvió a ser iluminada y se podía ver con claridad pero yo seguía corriendo, distraído pensando en lo que había sucedido y en el porqué de mi fracaso al intentar disparar tropecé con una piedrecilla que había en el camino y caí, lo vi todo en cámara lenta era como caerde un edificio, vi mi muerte reflejada en el suelo, mi disposición por continuar luchando me hizo tomar unos cables que habían en el camino y dando volteretas como si fuese una película de James Bond llegue al suelo libre de cualquier golpe o magulladura, con una vista que superaba a la potente visibilidad de un águila observe lo que pronto se convertiría en mi refugio.
Me puse de nuevo en...
tracking img