El sudor de la pistola 13

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4371 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
orwww.javiercorcobado.net

La pestaña del deseo
21 de Julio en la ciudad de Madrid. .

Vagabundo
LLEVO años buscando El pañuelo con el que limpiaste mi beso. De papel, con el sello de tus labios rojos, es.

Mildeu Mildeu
LENTO el fruto del vino, el calor posa sus garras sobre el cuello del carretero y no fuma. Vagabundo es su viaje porque todo lo perdió, después de haberlo tenidotodo, y su desdicha es su suerte, y sus zapatos de amor no palpan los accidentes, sin besos ya por siempre se quedó. Olmos blancos, filtros fecales, lástima de besos oculares lnfectados por el atrevimiento de la naturaleza precoz. En Febrero queman los sarmientos mientras Cupido dispara ráfagas de subfusil a los que están por enamorarse. El vagabundo bebe su vino y maldice a su madre ante el reysol abrasador del verano, y se rasca con un pulgar el culo del corazón. Mildeu, lasciva enfermedad, que, como otras, las más tenaces, por las carreteras de tu amor me llevarán. Bienvenidas sean viniendo de ti.

Brenda
BRENDA, cruz de tus ojos, labios por amapola. Suspirar de Brenda; el desierto enmudece. Mi ventana es estaca para acabar con vampiros, con vampiros-golondrina que todas lasmañanitas cantan, porque tu cumpleaños se ha podrido, Brenda. Voy a averiguar si sobre tu ombligo eyacularon los putos pájaros cantores que, como un tocador de compactos, irrumpen en nuestros privados recuerdos, proyecto del gobierno, del alcalde meón que nos corresponde en cada ciudad. Porque los pájaros “cantores” nos despiertan y nos recuerdan a los pájaros cantores que nunca conocimos personalmente,lo que aparecen en los cuentos, esas inocentes aves primitivas, como primitivo es ya 1930. Y tus besos son un cerdo, Brenda, y tu vestido objetivo principal e inmediato de mi pirómano. ¡ Hay Brenda, tu piel es de canela y mostaza, y en todos los poemas se habla de la piel, y que puñal no ha de probar la miel (en todos los poemas se habla de miel) de sus extensos labios de mórbido tacto! Untequila se derrumba en la habitación de paredes de mirra de un ex tabernero borracho. Voy a pedirle a Dios que Brenda viva el triple de la vida que le corresponde para que de a luz a su propio padre y así los pecados se olviden. Nunca conocí a Brenda, jamás sabré de ella, pero la tristeza de su ausencia hace migas mi respirar.

Amapolas en la cuneta II
HEMORRAGIA de amapolas en la cuneta de lacarretera, a la vera de la vía del tren: No se escribe la música Del odio con sudor, Sólo con un acto reflejo De centésimas de segundo, semejanza del asesinato oído y no oído. Hemos llegado al río que muere en el páramo del misterio de la niñez de la literatura basura. Navegamos por él sin esperanza de quemar ningún barco, sólo las decenas de cigarrillos, manecillas del reloj en nuestras vidas jóvenesy hermosas, cuchillas de afeitar besando venas de adolescente enamorado de profesor de física plagado de granos de pus en la nariz y en el glande. Corto una gran rosa blanca para la leve y preciosa dama que me acompaña, pero el dueño de la flor me la arrebata de las manos, y la hace pedazos antes de guardarla, iracundo, en su gran cubo de basura. El tamaño de los cubos de basura determina el rangode las personas de una manera indirectamente proporcional. Mi dama y yo le disparamos en la cabeza al sujeto Con una pistola de pis, mezclado de ambos, fruto de la pasada noche, cuando saltamos la barrera de hacer el amor con sangre y huesos. Pero el pobre río reza por llegar alguna vez al mar y así morir en paz.

Luz de tu culo
DE dormir son los ladrillos de tu lago de belleza, y es adiccióntodo lo que tocas, y es ficción la mentira del cemento amor-muerte. De un latigazo de sueño estás desecho, muchacho. De una de tus pestañas cayó un rascacielos y provocó el dulce desastre de encontrarme vivo, aprendiendo a nadar en algas de tu lago, verde, como todos los lagos que merecen ese premio por nombre. Y por la luz de tu culo sonríen las estrellas afiladas; y por la ajada juventud de...
tracking img