El sueño de habitar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2002 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El sueño de habitar
Blanca Lleó

Historia del Diseño
Natalia Martínez Baena 2º B Diseño de Interiores

Introducción
En 1994 se encontró y publicó por primera vez un manuscrito de Julio Verne titulado París en el siglo XX y fechado en 1863. En este relato, el escritor anticipa en más de cien años la condición abierta y cosmopolita de la casa de nuestro tiempo. “Nuevas invencionespermitirán enviar escritos, firmas o ilustraciones y firmar contratos a una distancia de 20.000 km. Todas las casas estarán conectadas” Como imaginaba Verne, las formas de relación entre los seres humanos están cambiando aceleradamente desde las últimas décadas del siglo XX. Se habla de una revolución “tecnocientífica”, y la comparan a la revolución producida por la escritura, la imprenta o el sistema deproducción industrial del siglo XIX. Uno de los agentes esenciales de la transformación en la vida cotidiana (y también de los cambios en las estructuras sociales) es la introducción de las tecnologías electrónicas y audiovisuales, en los hogares contemporáneos. Se toman como familiares; teléfono, radio, vídeo y televisión. Sumando la rápida incorporación de ordenadores y redes digitales. El espaciodoméstico, siempre sensible a las aspiraciones del hombre en el mundo, se presenta actualmente como una mezcla indeterminada de pasado y futuro, un lugar donde convergen viejos y nuevos sueños de habitar la tierra; donde a los tradicionales sueños de privacidad y confort se suman nuevos sueños de poder total desde la casa.

Proyecto moderno, proyecto inacabado
Este ensayo quiere hacerse ecodel debate contemporáneo en torno a la crisis o transformación del proyecto moderno en el nuevo orden mundial. Su título, Sueño de habitar, proviene del de la tesis doctoral que también ha dado ha dado lugar a este libro: La casa, un sueño de habitar en el proyecto moderno, un proyecto inacabado. Parte de él hace referencia a un breve discurso del filósofo alemán Jürgen Habermas al recibir el PremioTheodor Adorno, otorgado por la ciudad de Francfort, en septiembre de 1980.1 Este ensayo partía de una constatación decepcionante: la I Bienal de Arquitectura de Venecia aparecía como el reflejo de una cultura antimoderna. “Una vanguardia de frentes invertidos (…) sacrificó la tradición de modernidad a fin de hacer sitio a un nuevo historicismo”. Estaba dando la voz de alarma ante una oleadaneoconservadora.

Habermas se refiere a una exposición de Venecia, titulada La presencia del pasado, ilustraba la polémica que venía anunciando el fin de la arquitectura moderna desde la década precedente. Esta exposición se celebró tan sólo dos

años después de la famosa cumbre de Nueva York que, con el título After Modern Architecture, reunió a las revistas y los arquitectos más importantes delmundo para ponerle fin a una época, a pesar del incierto horizonte futuro. A finales de la década de 1970 impera 'la conciencia de que el movimiento moderno ya ha quedado atrás, que éste puede ser olvidado', según afirma uno de los arquitectos más destacados de nuestro panorama actual. Sin embargo, tras aquellos años de polémica, la posmodernidad se ha agotado en su propia incompetencia ética, ensu narcisismo y en su incapacidad para hacerse cargo de la complejidad contemporánea. En el texto afirma que la crítica es una parte inseparable del progreso. Ya que, desde el mismo inicio del proyecto moderno, se va quebrando el anhelo emancipatorio del hombre como máximo logro de la razón, distintas perspectivas disciplinares (Friedrich Nietzsche, Karl Marx, Sigmund Freud) han confluido a lolargo del siglo XIX en la necesaria reflexión acerca de los aspectos irracionales y míticos de la experiencia humana incluidos en el pensamiento de la racionalidad. En lugar del sueño de la cultura del s.XX, nace un nuevo pensamiento relativista y nihilista enfrenta e intercambia contrarios sin ninguna pretensión de conocimiento totalizador o fundacional, con la certeza constatable de una cultura...
tracking img