El suicidio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2923 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El suicidio
Llamamos Suicidio (del latín sui caedere, 'matar a uno mismo') a aquella acción por la cual una persona acaba con su propia vida. Muchas religiones lo consideran un pecado, y en algunas jurisdicciones se considera un delito. Por otra parte, algunas culturas lo ven como una forma honorable de escapar de algunas situaciones humillantes, sin escapatoria o dolorosas en extremo. Esclasificada como una conducta autodestructiva porque esa acción puede conducir directamente a la muerte o puede ser un intento. Pero siempre existe una intención letal en su misma esencia. Aunque el ser humano continuamente lleve a cabo acciones autodestructivas como, por ejemplo, fumar, beber en exceso o practicardeportes de riesgo la intención habitualmente no es la de acabar con la propia vida, sino experimentar determinado placer. Es importante aclarar que cuando una persona tiene una intención de suicidio no buscan el deleite, sino acabar con el sufrimiento porque su visión de túnel no permite ver otras posibles salidas. Es por esto que para considerarse suicidio, la muerte debe ser un elemento carnaly el motivo del acto, y no sólo una consecuencia casi ineludible. Así, los hombres bomba y los mártires no son considerados suicidas, dado que se sacrifican en nombre de una creencia. Tampoco son suicidas los que se sacrifican por otros en caso de emergencias ni los soldados que mueren en una guerra y, en estos casos, los muertos no son proscritos por la religión ni por la ley.
Antecedentes(evolución en la historia)
La actitud de los hombres ante la muerte no ha sido la misma a través de los tiempos; cuando un hombre de hoy habla de su muerte, piensa que si le fuera dado escogería una muerte súbita, sin dolor, como un leve sueño. El hombre del medioevo se sentiría aterrado de ello, porque como lo expresa el padre de Hamlet, en la famosa obra de Shakespeare, moriría «en la flor delpecado»; por eso el hombre de la Edad Media prefería un tiempo de arrepentimiento y de balance de sus deudas con Dios y con los hombres, inclusive en las oraciones medievales se rezaba «líbranos Señor de la muerte repentina». “Las antiguas civilizaciones sacralizaron la muerte, la domesticaron, queriendo restarle dramatismo e integrarla en unsistema de ritos y creencias que tenían por objeto convertirla en una etapa más del destino, por ello, rechazaban y condenaban el suicidio: el cuerpo del suicida era castigado, arrastrado por el suelo, y no tenía derecho a ser sepultado en la Iglesia... solo en el caso del soldado vencido que se suicidaba por honor, o de otras formas de suicidio como el duelo.”En sociedades donde la sacralidad era la cosmovisión vigente, es lógico que el comportamiento suicida se rechazara, pues el hombre no tenía permitido modificar su destino, que estaba en las manos de Dios, tampoco se le reconocía al ser humano elderecho de imponer a la sociedad la presencia intempestiva de la muerte por una decisión personal, una sociedad así, no permitía que el individuo la forzara moralmente ni a ella ni a Dios. El suicidio ha estado ligado a la humanidad y sus costumbres: los mayas, según refiere la historia, veneraban a Ixtab, la diosadel suicidio, y en el Lejano Oriente los japoneses se hacían el seppuku para lavar la deshonra. Fue a partir del siglo XIX cuando se perdió ese sentido de socialización, inserto en la ritualidad. La sociedad emergente rechazó aquel paradigma medieval. La muerte fue liberada y pasó al dominio privado, el cadáver era velado en la casa, sepultado en...
tracking img