El urbanismo y los principios fundamentales del derecho urbanistico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1666 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL URBANISMO Y LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL DERECHO URBANÍSTICO

Prof. Lautaro Ríos Alvarez


INTRODUCCIÓN
1. Vivimos en una época explosiva.
Si crecimiento armónico del saber, la lenta evolución de las costumbres, la vida apacible -ritmos propios de tiempos pasados-han desaparecido abruptamente.
Por lo que toca al conocimiento, cuya difusión es una manera de medirlo, se hacalculado que antes del uso de los tipos movibles de imprenta -inventados por Gutenberg en el siglo XV- Europa producía no más de 1.000 libros nuevos por año. Cuatro siglos más tarde, en 1950, se editaban en este continente 120.000 títulos nuevos, anualmente. Una década después, esa cifra se elevaba a 192.000. Esto quiere decir que, mientras en el siglo XV se habría tardado cien años en completar unabiblioteca de 100.000 volúmenes, la misma faena, en 1960, habría requerido apenas de un poco más de seis meses .
Si miramos hacia el mundo de la Ciencia, el bioquímico Philip Siekewitz, a mediados de los años 60, dio el siguiente testimonio: "lo que hemos aprendido en las tres últimas décadas acer¬ca de la naturaleza de los seres vivos, supera en extensión de conocimiento a cualquier períodocomparable de descubrimiento científico de la historia de la humanidad" .
En el campo de la tecnología, ha llegado a ser un lugar común señalar que -en las más diversas áreas: desde los cultivos agrícolas hasta la electrónica- los inventos producidos en los últimos cuarenta años superan largamente al total de las invenciones descubiertas desde los inicios de la civilización.
2. La ciudad, comocentro de localización de estos cambios ex¬plosivos, no ha podido permanecer ajena a ellos; particularmente, porque ella misma alberga en su seno a uno de los elementos que han hecho explosión: el elemento humano.
Durante incontables milenios, la humanidad se mantuvo por debajo de los mil millones de individuos. Esa cifra se alcan¬zó, recién, alrededor de 1830. Sin embargo, bastaron sólo cien añospara duplicar la lenta tarea acumulada en los cientos de miles de años transcurridos desde la formación de la especie humana. Para completar el tercer millar de millones se necesitaron solamente 31 años: ello ocurría en 1961. Apenas catorce años después, en 1975, la humanidad traspasaba la barrera del cuarto millar de millones. El quinto millar será alcanzado en la segunda mitad de la década de los80. Y, para el año 2.000a la población mundial se calcula en 6.260 millones de habitan¬tes, en cifras redondas .
La ciudad ha sufrido doblemente este impacto; no sólo ha debido absorber su cuota en el crecimiento general, sino también ha tenido que soportar la avalancha migratoria venida desde el medio rural.
En 1850, apenas cuatro ciudades en todo el orbe, sobrepasaban el millón de habitantes.Sólo cincuenta años después -en 1900- el club de ciudades millonarias casi se había quintuplicado: eran diecinueve. Pero ya en 1960, su número alcanzaba a ciento cuarenta y una. Hoy, probablemente, sobrepasan la cifra de doscientas .
Entre los años 1980 y 2.000 se calcula que el crecimiento demográfico rural y urbano de América Latina seguirá los siguientes niveles y ritmos: mientras lapoblación rural crecerá de 120 a 140 millones.' de habitantes, la población urbana aumentará de 230 a 450 millones. Esto significa que, mientras la primera se incrementará en un 16'66%, la urbana lo -hará en 95'65%, es decir, llegará casi al doble.
Teóricamente, el cálculo medio del crecimiento urbano -el máximo arroja cien millones más- obligaría a construir, antes de finalizar este siglo, junto a cadaciudad de América Lati¬na, una urbe gemela del mismo tamaño. Fray Michel Ramlot, frente a estos cálculos, puntualiza que "no se trata de edificar ciudades nuevas", pues las existentes son "sistemas abiertos que van a experimentar un brutal crecimiento exponencial"; y plantea que el desafío "es, por lo" tanto, alojar unos cincuenta millones de familias nuevas y de darles el cuadro de vida para...
tracking img