El valor de educar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3130 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El valor de educar,� respecto a que los ni�os, sobre todo en sus primeros a�os, pasan siempre un mayor tiempo fuera de la escuela que dentro, es uno de los aspectos m�s sencillos de reconocer, pero no sucede lo mismo cuando se trata de reflexionar al respecto.
El objetivo principal de este escrito es presentar algunas ideas importantes expresadas por fil�sofo espa�ol Savater, en el texto citado,que permitan compartir un espacio de reflexi�n en torno a la importancia de la familia en el proceso educativo, en la edad infantil, y los valores que en ella se manejan, para percibir la complejidad de la tarea educativas de las escuelas hoy d�a y enfrentar, como docentes, el compromiso correspondiente.
�Los profesores no debemos subestimar la influencia educativa que tienen los valores,expresados dentro de familia, para nuestros estudiantes; ni mucho menos dar por sentado que ante el papel de �sta, no podemos hacer m�s nada por los alumnos. La reflexi�n a la que les invito permitir� comprender mejor las actitudes y valores del ni�o ante el proceso educativo institucional y los retos actuales que enfrentamos.
La familia
Antes de ponerse en contacto con sus maestros, muchos ni�os yahan experimentado la influencia educativa del entorno familiar y de su medio social, los que seguir�n siendo determinantes �cuando no decisivos- durante la mayor parte de la educaci�n b�sica.
En la familia, el ni�o aprende, o deber�a de aprender, aptitudes tan fundamentales como hablar, vestirse, asearse, obedecer a los mayores , proteger a los m�s peque�os, compartir alimentos y otros dones conquienes le rodean, participar en juegos colectivos respetando reglamentos, distinguir de manera elemental entre lo que est� bien y lo que est� mal, etc.
Estas aptitudes inculcadas en los ni�os son conocidas como socializaci�n primaria y si �sta se ha realizado de modo satisfactorio, cabe esperar que la ense�anza en la escuela sea m�s eficiente.
�Sin embargo, tales aptitudes que se deseanpropiciar no son f�ciles de comprender ni de realizarse en la ni�ez, siendo conveniente distinguir los procedimientos de ense�anza que se realizan en la familia y en la escuela para tal fin.
En la familia las cosas se aprenden de un modo bastante distinto a como luego tiene lugar el aprendizaje en el �mbito escolar. Un factor importante es la cercan�a afectiva entre el ni�o y el educador o familiar, porlo que la ense�anza se apoya m�s en el contagio y en la seducci�n� que en lecciones objetivamente estructuradas, como sucede en la escuela.
Pero, tambi�n en el �mbito familiar se cuenta con un elemento de coacci�n o de presi�n mucho m�s eficaz que el� ejercido en la escuela: la amenaza de perder el cari�o del padre o la madre, del abuelo o la abuela.
Para Savater el principal motivo de nuestrasacciones sociales, incluyendo la edad infantil, no es el deseo de ser amado (aunque sea un valor muy importante) ni el ansia de amar (que aparece en ciertas etapas de la vida) sino el miedo a dejar de ser amado por quienes m�s cuentan para nosotros en cada momento de la vida: los padres en un principio, los compa�eros o amigos posteriormente, e inclusive, al final de la vida, los hijos y losnietos.
La familia,� si otorga ese amor a su hijo, representa la fuerza que gu�a y motiva las acciones del ni�o, en cuanto �ste no quiere dejar de ser amado. Educarlo amorosamente, permite al ni�o sentirse fuerte y desear que ese sentimiento se mantenga.
Por eso, afirmaba Goethe, que da m�s fuerza saberse amado que saberse fuerte: la certeza del amor, cuando existe, nos hace invulnerables. Es en elnido familiar, cuando �ste funciona con la debida eficacia, donde uno paladea por primera y quiz� �ltima vez la sensaci�n reconfortante de esta invulnerabilidad.� (Savater 1997, p. 63)
De ah� que se considere que, los ni�os felices en su infancia nunca se recuperan del todo de la p�rdida de esta etapa y, a su vez, ese sentimiento de amor del que se rodean les infunde una confianza en el v�nculo...
tracking img