Eligio ayala

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1754 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eligio Ayala y los caudillos*
El presidente Eligio Dejesús Ayala tuvo que resignarse y compartir el liderazgo político con los caudillos liberales de su tiempo. Se supone no le habrá sido fácil, dado su desapego a la figura del caudillaje muy difundida en aquella etapa inicial, casi rudimentaria, de la vida cívica. Por otro lado, los caudillos gozaban de prestigio en la masa popular, elcampesinado básicamente. Fueron estos singulares líderes, dueños de los votos para las elecciones internas o las disputas contra el adversario tradicional, el partido republicano. Esta entidad cívica contaba a su vez con numerosos caudillos en el campo a los que se sumaba una activa dirigencia intelectual, radicada en la Capital.


Eligio Ayala, en el centro
En otras palabras, ambos partidos exhibíanla misma estructura social y humana en la conformación de sus cuadros y en el estilo de practicar la política.

Eligio Ayala por su formación académica era más conocido y respetado como estadista antes que dirigente popular, en el sentido que sus decisiones eran fundadas por las necesidades públicas, observaba la estadística y la moral pública. Esta última virtud integraba la esencia de lapolítica republicana de la cual era devoto. Nunca fue impresionado por el amiguismo, la demagogia o el populismo, elementos extraños a la forma republicana de gobierno. El análisis racional fue la característica que imprimía al análisis previo a sus actos de gobierno y de ello existe abundante documentación. En el afán de hacer valer el bien común sobre el privado, no dudaba en enfrentarse con susamigos del partido incluso con los considerados intocables caciques. En el gabinete del presidente Ayala no tuvieron cabida quienes actuaban con el título de caudillos, las condiciones eran otras. Una circunstancia que el presidente Ayala habría tenido para alejarse del caudillaje e incorporar la clase política más capacitada, fue el momento internacional que vivía la república. Es cierto que los másprobos y capaces deberían ser llamados al gobierno en todo tiempo como reaseguro de eficacia, sin embargo, esta circunstancia fue pocas veces cumplida por los gobernantes “obligados” a pagar facturas del electoralismo.

En este breve artículo se combinan dos aspectos de la política entre 1924/1928, el rol de un gabinete de dirigentes capaces y el acoso del caudillismo amenazante al acecho.Además de lo que es ya conocido por las publicaciones de sus biógrafos, Viola, Bazán o Julia Velilla, se puede agregar documentos y cartas inéditas dirigidas a sus ministros que ayudan a conocer con profundidad la rara personalidad de este dirigente hombre de la política paraguaya que en la puntillosidad con que cuidaba y controlaba los recursos del Estado, solo puede ser comparado con lainflexibilidad y honestidad del Dictador Francia. Tuvo la visión de la futura guerra y administró el magro presupuesto estatal dando prioridad a la adquisición de equipos bélicos, que fueron llegando a tiempo. Expresó en una conferencia en diciembre de 1926: “Durante la última sedición nos llegaban rumores muy vagos, imprecisos, de un avance de los bolivianos en el Chaco. Se decía que las noticias habíansido transmitidas por algunos indios, confirmadas por algunos cazadores, propagadas por algunos estancieros. El Gobierno no podía ni debía ocuparse en ellas en aquellos momentos. Estaba empeñado en defender las instituciones normales de gobierno, contra una agresión violenta, es decir, luchaba por sostener una condición vital de la existencia nacional. Más apenas despejada la humareda que habíaelevado la sedición el objeto de su atención ansiosa y alarmada, fue la gran cuestión de la defensa fronteriza”. Entre varias acciones tomadas, la designación de Juan E. O’leary como diplomático en España, fue con el encargo prioritario de estudiar las condiciones de adquisición de armas. El ministro de Guerra le proveyó el código criptográfico para los informes reservados. Todo se hacía con la...
tracking img