En la carcel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6406 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En la cárcel.
... sentado en mi celda reflexionando sobre las cosas que nunca hice o que podré hacer, escucho que alguien se acerca, disimulo tratando de hacerme el dormido y espero, se abre la reja y entra el inspector Jiménez, vistiendo esa horrible gabardina de poliéster verde que usaba siempre, en la mano trae lo que parece ser un diario, tal vez por fin lo encontró- me dije en voz queda-pero no se parece al cuaderno que yo tenía justo antes de terminar el trabajo que empecé con Miriam, Liliana, Mónica, Karla, Patricia, etc. cuando tiempo ha pasado desde entonces, ahora, son casi un recuerdo que apenas puedo percibir, los detalles los he olvidado pero el resultado final fue una obra de arte, la cual siempre llevare en mi mente.
El inspector acerca una silla y deposita en ella eldiario y su horrible gabardina, extrae un cigarrillo de su caja, me ofrece uno pero sabe que lo voy a rechazar, tiene 15 años persiguiéndome y conoce mis costumbres mejor que nadie. Parece que por fin se atreverá a hablarme, no lo sé bien el humo que expulsa no me deja mirar su cara, prefiere esperar a terminar su cigarro y se acerca a la silla, quita las cosas y toma asiento, se inclina hacia mí yme ofrece el diario, quiere que escriba cada perturbador detalle de cada una de las mujeres con quienes estuve trabajando. Tomo el diario más como un gesto de educación, aun no quiero contar lo que hice, le podrían crear pesadillas.
Esta es tu ultima oportunidad para escribir sobre tus trabajos- dijo en tono sarcástico, sabe que no le daré ese privilegio- prefiero escribir después de comer noquiero perder el apetito- dije en tono burlón y con una sonrisa que fácilmente se podía confundir con la de un payaso- ya estás perdido- dijo- ahora tenemos todas las piezas, de esta no te salvas. Si tuvieras todas las piezas, no me pedirías que escribiera sobre ello- dije con la misma sonrisa y dejando escapar una leve y burlona risita- te doy la oportunidad de que tengas la conciencia tranquila-dijo- ¡jajaja! conciencia-dije- si no me molesto cuando las pequeñas gotas de sangre salpicaban en mi rostro o cuando me iba a dormir en la misma cama donde horas antes había un cadáver crees que ahora me atormenta. En ese momento el inspector dio un salto de la silla y amenazándome con su arma me grito que le dijera donde estaba su esposa y su hija pero lo único que consiguió es que me burlara yque los guardias lo sacaran de la celda. No se preocupe por su familia –dije mientras me acercaba a los barrotes- recibirá noticias de su esposa cada día durante dos meses, de hecho recibirá pedazos de su esposa por los próximos dos meses, y su pequeña hija, aun no lo decido pero mientras más tiempo este aquí mejores ideas se me ocurrirán. El inspector invadido por la ira saca una vez as supistola y dispara en dos ocasiones, la primera bala pasa tan cerca de mi cara que escucho silbar el viento, la segunda da en el blanco y atraviesa mi estómago, caigo de espaldas, las luces se desvanecen, tal parece que por fin voy a morir…

En el hospital.
… recupero la conciencia, observo a mi alrededor, ya no estoy en la cárcel, trato de levantarme pero no puedo estoy esposado a los barandales dela cama y un guardia está sentado en la entrada del cuarto, por desgracia no he muerto el estúpido inspector fallo.
La salida del sol anuncia la llegada de otro día, volteo a la ventana y observo el más hermoso amanecer que he visto en muchos años, en ese momento escucho que la puerta de la habitación se abre y entra la creación más hermosa que he visto desde mi última conquista, en su gafetedice que se llama Hilda, sus ojos son perfectos con un misticismo que te envuelve y al mismo tiempo son cálidos y demuestran la pureza de su alma, su cabello de un hermoso color entre rubio y pelirrojo que cubre sus hombros, sus facciones delicadas y bien definidas y tiene un aroma casi celestial. Es acaso usted un ángel o es el efecto de las drogas- dije con una leve sonrisa- ella volteo y pude...
tracking img