Ensallo la soledad de los moribundos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2358 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La soledad de los moribundos
(Norbert Elias)

Grupo:
604

Integrantes:
Alexis
Arely
Greetje
Mauricio
Rodrigo



La soledad de los moribundos
(Norbert Elias)

Grupo:
604

Integrantes:
Alexis
Arely
Greetje
Leeslie
Mauricio
Rodrigo

La vida humana siempre estará ligada a la muerte, y en este libro nos plantea cuando una persona se convierte en moribundo, porejemplo cuando ya las personas empiezan a estar cansadas o envejecer empiezan a ser moribundos.
Muchas personas y a lo largo de la vida hemos relacionado a la muerte como el final de la vida humana y al terminar esta iremos al cielo, al infierno, al Hades, al Valhalla o cualquier otro lugar relacionado con la muerte según la cultura de las personas, pero si este hecho es algo tan natural, ¿Por quétenemos miedo a ella? Simplemente es nuestra actitud ante el hecho de morir, esto nos causa miedo e inseguridad así que nos causa más facilidad olvidarse de la muerte y seguir con una vida normal a afrontarla y llevarla en la mente como algo cotidiano. Al tomar esta actitud tendríamos la capacidad de ayudar al moribundo para que no se sienta solo e incapaz de hacer las cosas, se le daría amor,cariño, comprensión y felicidad ya que los últimos momentos de su vida se la paso con personas que se preocuparon por él y se le daría un apoyo que en ese momento es lo que busca.
Con el paso del tiempo la muerte tomo dos posiciones importante una es que ahora la gente se identifica con el dolor y compasión con el sufrimiento de otros cuando una persona fallece que en la antigüedad ya que antes hastalo hacían por diversión como es el caso de los gladiadores entre otros.
El hecho de que morir fue en otra época un asunto mucho mas publico que en la actualidad. No podría ser de otro modo empezando entonces porque entonces era más desacostumbrado para las personas estar solas.
El nacimiento y la muerte, tenían un carácter público en mayor medida que hoy; eran acontecimientos sociales, menosprivatizados de lo que están hoy en día.
Resulta muy notable como síntoma de la medida y la forma en que se reprime la muerte tanto a nivel individual como social. Se les ocultan a los niños los hechos más sencillos de la vida por un oscuro sentimiento de que su conocimiento podría dañarles, hechos que forzosamente han de acabar por conocer y por comprender.
Las fantasías infantiles le dan de todasformas vueltas a este problema y con harta frecuencia lo amplifican con temores y angustia debido a la fuerza de su imaginación.
Dar a conocer a los niños los hechos escuetos de la muerte humana como una cosa natural, hacerles saber que su propia vida es finita, como la de todos los seres humanos, tendría un efecto benéfico.
La contemplación de cadáveres humanos en descomposición era mucho máscotidiana. Todo el mundo, incluidos los niños, sabían el aspecto que tenían; y como todo el mundo sabía, también se hablaba del tema con mayor libertad, tanto en el trato social como en la poesía.
Hay un sentimiento de embarazo por parte de los vivos en presencia de un moribundo, éstos se sienten abandonados mientras aún están vivos.
En el siglo XVII los hombres todavía podían llorar enpúblico, mientras que hoy es mucho más raro y difícil. Tan solo a ellas se les permite socialmente.
Los hospitales configuran socialmente la situación del final de la vida.
El cuidado de las tumbas y del cadáver, han pasado de manos de la familia a la de especialistas.
No se puede jugar o hacer una fiesta en un sepulcro, por respeto ¡pero, los muertos nada saben ya de si los vivos los tratan o no conrespeto!
Se halla en nuestros días un peculiar sentimiento de embarazo por parte de los vivos en presencia de un moribundo. Con frecuencia no saben que decir. El vocabulario a utilizar en tal situación es relativamente pobre.
Los sentimientos ante una situación penosa contienen las palabras. Para los moribundos puede resultar bastante amargo.
En el siglo XVII los hombres todavía podían...
tracking img