Ensayo conversaciones con dios (neale donald w)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3373 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El autor Neale Donald Walsch se permite en esta obra plantear una serie de preguntas y respuestas a la gran incógnita que es: la existencia, y su irremediable presencia en nosotros y en lo que nos rodea. Opino que es irrelevante entrar a discutir sobre si el autor efectivamente tuvo o no conversaciones con Dios, o sobre si le dieron permiso divino para comercializar con estas charlas. Ciertamentedice lo que otros ya han dicho, pero no es nada despreciable el aporte de este autor, pues de una forma completa y estructurada, expone una serie de consideraciones personales sobre temas que en mayor o menor medida nos inquietan a todos, y eso es absolutamente rescatable. El libro lleva un ritmo ordenado y pausado, lo cual propicia en el lector momentos de retrospección y escrutinio en su propiavida, al tiempo que permite esbozar una suerte de consuelo para todos aquellos que nos hemos quedado “tiritando de frío en las esquinas de la Realidad, teniendo que dormir en los escalones de la Tristeza y comer el pan regalado de la Fantasía”, como escribió Fernando Pessoa. A continuación comparto ciertas impresiones muy personales, sobre algunos de los temas del libro que más captaron miatención:
“Habiendo atravesado quince años, después quince y, antes quince, uno se siente en realidad tontillo, es natural por lo demás ¡qué hacer! Y qué dejar de hacer, que es lo peor! Reclamar, voy diciendo, por qué me dan así, tanto en el alma…” -César Vallejo-
El peor dolor es el producido por la soledad del Espíritu, afirma el autor, y es cierto. De niños somos tremendamente curiosos, por lo queacudimos a nuestros mayores para bombardearlos con todo tipo de preguntas sobre cómo y por qué las cosas son como son. Algunas de nuestras infantiles consultas encuentran respuesta, pero muchas otras escapan a una satisfactoria interpretación. No es de extrañar entonces que conforme crecemos y nos vamos haciendo mayores, las figuras de autoridad a quienes acudíamos, pierden credibilidad antenuestros ojos. Y nos sentimos frustrados por no poder exigirle explicaciones a alguien verdaderamente sabio y preparado.
Además, nos preguntamos ¿si en verdad existiera alguien absolutamente sabio y preparado, nos atreveríamos a formularle preguntas, o nos sentiríamos indignos? .
Lo más lógico es pensar que nuestro Creador tiene todas las respuestas a nuestras mortales dudas. Si tan sólo lepudiéramos formular una serie de preguntas personales y de actualidad… ¿no sería eso suficiente como para hacernos la vida más fácil? . No suena imposible, pero se nos ha enseñado que sólo los Papas, Pastores, Santos y Monjas tienen la autorización de realizar una intimación de este calibre. ¿Es que acaso no somos dignos todos los demás ciudadanos, es que acaso la espiritualidad no es una cosa de todos? Mepongo a pensar que mi mamá no gestó nueve meses en su placenta a una bebé y a un sacerdote. Me gestó a mí únicamente, y al momento de parir, sólo salí yo. ¿Entonces porqué necesitaba de un sacerdote para ser “introducida” mediante el Bautizo? ¿Por qué para estar con mi pareja necesito que un sacerdote me declare en Santo Matrimonio, y para aceptar mis faltas necesito de uno que desde la oscuridadde un confesionario y sin ninguna muestra de empatía o contacto visual, me diga que debo cambiar mis acciones? Yo no necesito que me perdonen mis pecados, sólo busco que me comprendan.
Es posible la comunicación con un Ser Superior Creador, mediante los sentimientos, pensamientos e incluso presentimientos, y no de una manera tan subjetiva y obvia como lo es “el simple habla”. El sentimiento esel lenguaje del alma, como se expone en el libro. Podemos sentir con gran claridad lo que es correcto o incorrecto. Pero nuestras acciones no son claras. Por eso los sentimientos son la fuente verdaderamente confiable.
Estoy convencida de haber comprendido la presencia de algo Benigno y Supremo, en algún momento de mi vida. Y no fue gracias al agua que me echaron en la cabeza durante el...
tracking img