Ensayo sobre derechos humanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1487 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 16 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Partes de la traducción de la Biblia cual fue revelada a José Smith el Profeta, entre junio de 1830 y febrero de 1831.
CAPÍTULO 1
(Junio de 1830)
Dios se revela a Moisés—Éste es transfigurado—Moisés tiene una confrontación con Satanás—Moisés ve muchos mundos habitados—El Hijo ha creado mundos sin número—La obra y la gloria de Dios es llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre.  1 Las palabras de Dios, las cuales ahabló a bMoisés en una ocasión en que Moisés fue arrebatado a una montaña extremadamente alta,
  2 y avio a Dios bcara a cara, y habló con él, y la cgloria de Dios cubrió a Moisés; por lo tanto, Moisés pudo dsoportar su presencia.
  3 Y Dios habló a Moisés, diciendo: He aquí, soy el Señor Dios aOmnipotente, y bSin Fin es mi nombre; porque soy sin principio dedías ni fin de años; ¿y no es esto sin fin?
  4 He aquí, tú eres mi hijo; amira, pues, y te mostraré las obras de mis bmanos; pero no todas, porque mis cobras son sin dfin, y también mis epalabras, porque jamás cesan.
  5 Por consiguiente, ningún hombre puede contemplar todas mis obras sin ver toda mi gloria; y ningún hombre puede ver toda mi gloria y después permanecer en la carne sobre latierra.
  6 Y tengo una obra para ti, Moisés, hijo mío; y tú eres a asemejanza de mi bUnigénito; y mi Unigénito es y será el cSalvador, porque es lleno de dgracia y de everdad; pero aparte de mí fno hay Dios, y para mí todas las cosas están presentes, porque todas las gconozco.
  7 Y ahora bien, he aquí, te revelo sólo esto, Moisés, hijo mío, porque tú estás en el mundo, y ahora te lo muestro.
  8Y aconteció que Moisés miró, y vio el amundo sobre el cual fue creado; y bvio Moisés el mundo y sus confines, y todos los hijos de los hombres que son y que fueron creados, de lo cual grandemente se cmaravilló y se asombró.
  9 Y la presencia de Dios se apartó de Moisés, de modo que su gloria ya no lo cubría; y Moisés quedó a solas; y al quedar a solas, cayó a tierra.
  10 Y sucedió que por elespacio de muchas horas Moisés no pudo recobrar su afuerza natural según el hombre, y se dijo a sí mismo: Por esta causa, ahora sé que el hombre no es bnada, cosa que yo nunca me había imaginado.
  11 Pero ahora mis propios ojos han visto a aDios; pero no mis ojos bnaturales, sino mis ojos espirituales; porque mis ojos naturales no hubieran podido ver; porque habría cdesfallecido y me habríadmuerto en su presencia; mas su gloria me cubrió, y vi su erostro, porque fui ftransfigurado delante de él.
  12 Y aconteció que cuando Moisés hubo pronunciado estas palabras, he aquí, aSatanás vino para btentarlo, diciendo: Moisés, hijo de hombre, adórame.
  13 Y sucedió que Moisés miró a Satanás, y le dijo: ¿Quién eres tú? Porque, he aquí, yo soy un ahijo de Dios, a semejanza de su Unigénito. ¿Ydónde está tu gloria, para que te adore?
  14 Porque he aquí, no hubiera podido ver a Dios, a menos que su gloria me hubiera cubierto y hubiera sido atransfigurado ante él. Pero yo puedo verte a ti según el hombre natural. ¿No es verdad esto?
  15 Bendito sea el nombre de mi Dios, porque su Espíritu no se ha apartado de mí por completo, y por otra parte, ¿dónde está tu gloria?, porque para mí estinieblas. Y puedo discernir entre tú y Dios; pues él me dijo: aAdora a Dios, porque a él sólo bservirás.
  16 Vete de aquí, Satanás; no me engañes; porque Dios me dijo: Eres a asemejanza de mi Unigénito.
  17 Y también me dio mandamientos cuando me habló desde la azarza que ardía, diciendo: bInvoca a Dios en el nombre de mi Unigénito y adórame.
  18 Y añadió Moisés: No cesaré de clamar a Dios;tengo otras cosas que preguntarle: porque su gloria ha estado sobre mí; por tanto, puedo discernir entre tú y él. Retírate de aquí, Satanás.
  19 Y cuando Moisés hubo pronunciado estas palabras, Satanás gritó en alta voz y bramó sobre la tierra, y mandó y dijo: Yo soy el aUnigénito, adórame a mí.
  20 Y aconteció que Moisés empezó a temer grandemente; y al comenzar a temer, vio la amargura...
tracking img