Ensayo sobre el ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1406 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 25 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
 

Ensayo sobre el ensayo o ensayo sobre la matriuska charra disoluta

 

Recordé cuando leía la materia prima para derivar este ensayo, dicho sea de paso, ensayo del ensayo (cómo mucho de los textos); que tanto parecido a la paradoja y a esas cajitas rusas pueden volver loco a cualquiera. Loco o religioso. Pensé -mientras mi visión tendía un poco a la izquierda al leer a Souto, cuandoUrrello, mi brazo derecho plantó firme la mano para no caerme- con fervor en “la ociosidad, madre de todos los vicios” y aunque bastante tiempo oculta, la verdadera: fruto del tedio, ahora me hacia sugerentes guiños. Reflexioné sobre la naturaleza subjetiva del ensayo, los alcances y motores (génesis del género), así como en las disertaciones a veces profundas que de ellos se desprenden pero siemprepoco ortodoxas.

Alfonso Reyes establece como único requisito estar subyugado el tema, tratamiento o estilo, forma... a una función que él mismo creó: función de especies intelectuales. Es decir, escribe hasta los codos, pero intelectualmente. Lástima, intelectual y no de sabios. Lo digo pues intelectuales en cualquier cantina abundan y hasta en las universidades los encuentras, pero los sabios,los ignorantes ¡Oh Sócrates!, difícil privilegio toparse con uno. El argumento a favor de formar una “función de especies sabias”, viene por el conocimiento empírico a saber por ejemplo: de una serie de ensayos para una obra la presentación siempre queda por debajo del nivel ensayado. Entonces, si el ensayo, dice Reyes -el mejor de estas tierras- es intelectual, probablemente quedemos a deber. Quetodo esto, a fin de cuentas, es una idea efímera, sería en microcosmos lo que en palabras Gasset uso para definirlo: “la certeza sin la prueba explicita”

Sirva este párrafo para una anotación: el presente, será bajo la premisa de ensayo y error, lanzar el canto al viento desinteresadamente. De la concatenación de letras y espacios, sonidos y silencios; inequívocos y subjetivos como Montaigne:la idea fugaz del espíritu, el instante de brillantez en los recovecos del pensamiento.

Evodio Escalante en un trecho de su discurso apunta algo importante e interesante: “una imagen vale más que mil palabras”. Goethe decía arrepentirse -por fortuna ya casi al fin de su vida- haber escrito tanto. Hubiera preferido dibujar, comentaba. Fue así, que dando al clavo pilar de las característicasintrínsecas del ensayo (un rayo Zeus si otra vez la palabra ensayo aparece): la hibridez; imaginé, muy probable de noche, sí de noche, – ellas lucen mejor de noche – que seguramente el ensayo, en nuestro mundo, sería una prostituta.

No tiene ningún “pero” en la bolsa repleta de condones para dejarse ser con el resumen, la reseña, el drama o la bienamada poesía. No discrimina, es admiradora deSabines, una santa.

El precio, es – dicen algunos estudiosos con bastante sentido común – caer en el letro-libertinaje-insustancial. Disculpe el lector, pero si altos pensadores, de alcurnia, de sangre, de raza; dejaron los bríos eruditos para acercarse al dogma del libre ímpetu ¿por qué no habría de hacerlo yo?

Puesto Montaigne no necesita más que veneración seguiré con Evodio, de cuyo ensayo sedesprende la percepción del género como una deformidad fruto de años de sedentarismo espiritual. Si por hipnopedia la frase: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” se erigiera como verdad, el ensayista -por extensión-, sin demasiada culpa, sería en su condición de puta: una aspirante a geisha. Buscando cuestiones que aunque abstractas e imbricadas, gozan esplendorosas de esa luz naturalcon la que Descartes tildó a la razón; esto sin lograrlo. Su polifacética faceta le condena a ser la sexoservidora expuesta antes, pero esta vez vieja, neurótica, recuerdos como dildos y seca de tanto mojarse.

La modernidad mexicana está apartada -como de aquí a Eris- de tener en su individuo-estado un ápice de armonía. Nuestros ideales por los suelos. Caminando automatizados en busca de no...
tracking img