Ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1538 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 7 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
encemos por el principio. Hemos dicho que el arte contemporáneo no nació de la evolución del arte del siglo XIX, sino de la ruptura con el mismo. Cabría preguntarse: ¿ruptura con qué?. Si contemplamos la cultura occidental como un todo, esto es, como civilización, por encima de los diferentes brazos que surgiendo del caudal principal desembocan en el amplio delta del fin de siècle, observaremosla amplia unidad que media entre el último tercio del siglo XIX y el primero del XX, como hemos intentado analizar en el capítulo dedicado a la ciencia y al pensamiento del período. Cuando hablamos de ruptura nos estamos refiriendo, por tanto, a algo más que a una simple ruptura artística; cuando hablamos de Krisis nos referimos a una crisis civilizatoria, que va a recorrer todos los órdenes de lacultura occidental surgida durante el Renacimiento y configurada plenamente con la Ilustración. En este sentido, las rupturas que en el plano artístico van a sucederse en el último tercio del XIX, y que dieron origen a las vanguardias, pueden interpretarse como la manifestación más amplia de la Krisis que atraviesa a la civilización occidental en su momento de máximo esplendor.
En 1848, la olarevolucionaria que había inaugurado la Revolución francesa quedó agotada. La siguiente convulsión que asoló Europa, la Comuna de París, respondía ya a otros patrones. Es el cuarto estado, si queremos utilizar la terminología del abate Sièyes, el que hizo su irrupción como protagonista en la historia de Europa, o por usar una acepción más acorde con los acontecimientos de 1871: el proletariadopensado por Marx.
1848 representó la culminación de los valores destapados por la Revolución francesa, pero también el fin de la ilusión que ella representada; ahora la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad habían encontrado el marco en el que desenvolverse, el orden del que no podían ni debían salir, una vez que la burguesía había alcanzado y se había instalado en el Poder. La ilusión que arrastró alas barricadas de 1848, que llevó a Baudelaire a empuñar el fusil en las jornadas parisienses de febrero de 1848 y hizo exclamar a Philippe de Chennevières: "Jamás tantos poetas y literatos se mezclaron de tal manera con una revolución...", se transmutó, en las horas amargas de la derrota, en la reclusión interior del arte por el arte, pero también en el descubrimiento de un nuevo sujeto deatención para el artista: las clases trabajadoras. Este hallazgo puede rastrearse en la novela naturalista representada por Germinal de Zola, Misericordia de Galdós o la trilogía de Baroja La lucha por la vida, otro tanto sucedió con la pintura de Van Gogh anterior a su viaje a París de 1886.
La emergencia del pueblo al primer plano encontró sus antecedentes más inmediatos en las clases que JulesMichelet impartía en el Collège de France las vísperas de los sucesos de 1848: "La pasada generación fue una generación de oradores; que la actual sea de auténticos productores, de hombres de acción, de trabajo social... La literatura, salida de las sombras de la fantasía, tomará cuerpo y realidad, será una forma de la acción; ya no será más una diversión de algunos individuos o de unos cuantosperezosos, sino la voz del pueblo que habla al pueblo". En la famosa lección sobre Théodore Géricault, que no llegó a pronunciar por la prohibición del gobierno, Michelet esbozó con claridad el programa del realismo y su posterior evolución hacia el naturalismo: "recorrer la inmensidad de las profundidades sociales, en vez de quedarse en la superficie y ceder a la comodidad para subir". Este fue el caminoque transitó Zola hasta llegar a la publicación del J'accuse, con el que denunció el caso Dreyffus, dando lugar al nacimiento del concepto de intelectual, y cuyos precedentes más inmediatos pueden encontrarse claramente en la intelligentsia rusa, que enfrentó a los hombres de la cultura con el autocratismo zarista después del movimiento decembrista.
I.- EL REALISMO: REACCION ANTE EL FRACASO...
tracking img