Epopeyas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2106 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La epopeya de los inmigrantes siriolibaneses en América

Por Martha Castellino, doctora en Letras

Hay epopeyas que tienen todo el prestigio de las hazañas guerreras, el estruendo de las armas, el resonar de los bronces. De ésas, conoce y recuerda muchas la humanidad y sabe también de sus frutos a veces amargos, onerosos de vidas. Hay multitud de obras literarias, empezando por losdenominados poemas épicos grecolatinos y siguiendo por los cantares de gesta españoles, dedicados a celebrar la gloria de esos actores.

Hay epopeyas guerreras, vibrantes como aceros y clarines. Pero también hay otras silenciosas, llevadas a cabo por multitud de héroes anónimos, cuyos hechos aislados no tuvieron la trascendencia de los grandes acontecimientos históricos, pero que juntos componen un granfresco que da su verdadera fisonomía a un país, y cuyos frutos son siempre constructivos,

Y esos héroes, como fueron por ejemplo los inmigrantes que a partir de la segunda mitad del siglo XIX vinieron a poblar nuestra patria, también merecen el juglar que guarde la memoria de sus hazañas, que consistieron fundamentalmente en dos gestos por igual trascendentes: afrontar un desafío y domeñar lanostalgia.

El poeta es la conciencia del pueblo, la obra literaria, el espejo- mosaico o tapiz- que refracta la fisonomía de una sociedad. Nuestra región, nuestra patria cuyana, es tierra de inmigración y por eso es justo que una de las líneas definitorias de nuestra literatura sea la que tiene como protagonista al inmigrante, sea éste español, italiano, árabe, alemán, francés...

Una línea dela literatura mendocina que cuenta con antecedentes ilustres, desde Alfredo Bufano, con su "Ditirambo del pionneer", el que "ha venido de los cuatro costados/ del mundo, con su fuerza, su afán y su esperanza", el que "vino a sembrar sus sueños y hoy los ve florecidos" (Fausto Burgos con su novela El Gringo), ambientada en San Rafael, pasando por la colección de relatos tan justamente bautizadospor Draghi Lucero: los que levantaron la Patria, hasta llegar en la actualidad más cercana a ejemplos tales como las Historia de familias de J. Correas, o en el plano de la ficción, la novela Tamara de Sara Carubín y, por cierto, este libro: Inmigración sirio-libanesa, de María Irma Azura.

La lista de obras que he mencionado es indudablemente incompleta, pero sirve a dos fines: en primer lugar,situar a María Irma Azura en una tradición consolidada y prestigiosa dentro de la literatura mendocina tanto como argentina, y por sobre todo, situar al personaje que dibujan sus páginas en la justa perspectiva de su significación histórica.

Porque Inmigración..., que relata a primera vista la saga de la familia Azura, a través del emocionado testimonio de admiración que la autora rinde enprimer lugar a su padre, don Casim Azura se eleva -desde lo individual- hasta conformar un retrato que corresponde por igual al resto de los esforzados inmigrantes sirio-libaneses que en circunstancias similares vivieron análogas situaciones, afrontaron iguales desafíos. Ningún destino es igual a otro, pero quienes comparten una encrucijada histórica transitan caminos paralelos y pueden quizáreconocerse unos en otros como en un espejo. Varían las circunstancias, pero por debajo el sentimiento -la esencia- es la misma. En las páginas de su libro, María Irma habla de una familia, es cierto, una familia que conoce por herencia y sobre lo que ha podido documentarse, pero cualquier lector atento puede ver al trasluz algo más: la epopeya de todo un pueblo, la historia de muchos hombres y mujeresprovenientes ya de Siria, ya del Líbano, tan justo en sí mismo, como memoria y como homenaje. A través de sus páginas se entretejen las evocaciones poéticas de las dos patrias de origen: Siria y el Líbano, y el resto de las naciones árabes:

¡Y llegaron

unos de las tierras

del Profeta Elegido

de la Mística

y legendaria República Arabe Saudí

y del país que está lejos,

pero muy...
tracking img