Era catastrofes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5729 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memoria y conflicto.

Las violencias del siglo XX

Enzo Traverso

En las siguientes líneas se plantean algunos elementos de reflexión sobre el problema de la violencia en el siglo XX. Esta ponencia será un acercamiento muy general a este tema y a la relación que las violencias denominadas totalitarias del siglo XX tienen con el proceso de civilización y con la modernidad.
Decir que elsiglo XX es un siglo profundamente marcado por la violencia es una
banalidad que ingresó en nuestra conciencia histórica hace más o menos una década, cuando en nuestras representaciones del pasado y de la historia del siglo XX se cruzó, en cierta manera, un lugar central como Auschwitz con la caída de la Unión Soviética, con la caída del comunismo soviético como régimen político y como fenómenohistórico concreto. De repente, el comunismo empezó a interpretarse como un acontecimiento histórico «acabado», y su historia, muy compleja y de caras diferentes y contradictorias, fue reducida exclusivamente a una historia de violencia.
Por supuesto, la dimensión criminal masiva del comunismo como régimen en el siglo XX es una cuestión a tener en cuenta, pero no la única. Se produjo, por tanto, uncruce entre la memoria de Auschwitz, que ya estaba presente en la memoria
colectiva del mundo occidental, y la memoria del comunismo que, repentinamente,
apareció como un fenómeno histórico que había finalizado y había estado marcado
por la violencia. Es así como se planteó la violencia como rasgo fundamental en la
historia del siglo XX.
En otras épocas, si hubiéramos realizado sondeos deopinión a intelectuales y
preguntado cuál es el rasgo fundamental del siglo XX, habríamos recibido respuestas como «la revolución», «el socialismo» o «el progreso científico y técnico»; pero ahora la respuesta mas común suele ser «la violencia». Para aproximarse a esta cuestión, se podría partir de las reflexiones que el historiador Eric Hobsbawm apunta en su libro Historia del siglo XX. 1914-1991(2000). Eric Hobsbawm habla de la barbarie como un elemento central en la historia del «siglo breve».
Para argumentar su caracterización, recuerda una investigación estadística realizada por el consejero del Departamento de Estado norteamericano, Zbigniew Brzezinski, en la cual afirmaba que, entre 1914 y 1990, las víctimas de guerras, genocidios y violencias políticas fueron, en todo el mundo, cientoochenta y siete millones de personas. Esta cifra abarca el período transcurrido entre 1914 y 1990, es decir, entre la Primera Guerra Mundial y la caída de la Unión Soviética, lo que quiere decir que hay otros genocidiosy otras guerras que no son tenidas en cuenta en este cálculo. El historiador reflexiona sobre este dato y concluye: «eso significa dos veces la población europea en la mitad delsiglo XVIII». Para visualizar lo que significa una cifra de ese tipo, podríamos pensar en un gigantesco cementerio que ocupara la extensión de España, Francia y Alemania juntos, lo que puede darnos una idea de lo que significa la violencia del siglo XX. A su reflexión añade que si el mundo de hoy no llegó a estar totalmente sumergido en la violencia, si no hubo una caída total y definitiva en labarbarie, fue debido esencialmente a la vigencia de algunos valores fundamentales heredados de la Ilustración.
Por un lado, la conclusión de Eric Hobsbawm nos parece evidente: parece claro que la barbarie del siglo XX fue combatida en nombre de los valores de la Ilustración;
valores como los derechos humanos, la tolerancia, la libertad, la democracia, el
respeto a la alteridad, el cosmopolitismo,la fraternidad, la idea humanista de la
razón... Digamos que todo eso seguramente nos ayudó a combatir la barbarie y la
violencia.
Por otro lado, sin embargo, puede que esa conclusión sea unilateral e insuficiente, en la medida en que interpreta la barbarie del siglo XX solamente como regresión
histórica, sin tener en cuenta sus rasgos modernos. Digamos entonces que Eric
Hobsbawm se...
tracking img