Escritoras españolas (marginación)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4857 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Escritoras españolas del siglo XIX o el miedo a la marginación

MARÍA DEL CARMEN SIMÓN PALMER Instituto «Miguel de Cervantes», C. S. Í..C, Madrid

El estudio detallado de las obras escritas por mujeres en España durante el pasado siglo descubre aspectos hasta ahora ignorados y que ayudan a comprender mejor a este sector de la población y las posibles causas por las que sistemáticamentenuestras autoras han sido olvidadas en los estudios sobre la literatura femenina europea. En primer lugar, contribuye a este desconocimiento el hecho de que la única bibliografía de escritoras, la Biblioteca de Serrano y Sanz, finaliza en 1830, con lo que, salvo las escasas figuras que fueron recogidas posteriormente en las antologías generales, el resto quedó en el olvido. El año 1882 el Álbum delbello sexo señalaba cómo en Francia existían entonces 1.200 novelistas, 400 traductoras, 300 poetisas y 100 periodistas1. Estos datos muestran el interés del vecino país por valorar sus figuras literarias, dejando aparte el sexo a que pertenecieran. La
1

Barcelona, 1882, núm. 1, p. 8.

477

sorpresa se produce cuando se inicia la localización de nuestras autoras y sus obras, pues nosencontramos con que su número desborda todo lo imaginable, de forma que podemos asegurar que en el pasado siglo se acercaron al millar las mujeres que a través de la letra impresa dejaron testimonio de su existencia2. Diferencias sustanciales se aprecian en el modo de vida, ideas y, en consecuencia, manera de expresarse de las españolas con relación a sus colegas europeas y no digamos ya americanas.Conocer el cómo y el porqué de esta «diferencia», que junto a otros aspectos nos distanciaría del resto del mundo occidental, es lo que aquí vamos a intentar. Al no habernos dejado autobiografías ni memorias, hay que recurrir a las opiniones que aparecen ocasionalmente en sus obras para tratar de reconstruir su comportamiento ante la sociedad. Dejaremos a un lado a dos figuras que se salieron de lanorma, Concepción Arenal y Emilia Pardo Bazán, quienes con enorme seguridad defendieron sus ideas y fueron islotes entre el resto de sus colegas. Es indispensable, por otra parte, el conocimiento de los tratados dirigidos a las mujeres de la época y lo escrito sobre ellas para poder comprender los consejos, en ocasiones contradictorios con su actuación, dados por algunas autoras3. Indudablemente, laproducción literaria femenina influyó en sus lectoras y una de las señales fue el elevado número de reediciones que se hicieron de algunos libros hasta bien entrado el siglo XX. La familia Gran parte de las escritoras españolas pertenecieron a la llamada «clase media», si bien no faltaron miembros de la aristocracia, incluida la Familia Real, como el caso de Paz de Borbón, o incluso mujeres quelograron triunfar tras grandes dificultades, aunque estos casos fueron la excepción. Que el apoyo masculino era esencial se observa al comprobar
2

3

Hemos iniciado una modesta aportación a la posible continuación de la obra de Serrano y Sanz, en el artículo «Escritoras españolas del siglo XIX (I)», Censo de Escritores.... Madrid, C. S. I.C., 1983, pp. 99-119. Ver Simón Palmer, María delCarmen, «La mujer en el siglo XIX: notas bibliográficas», en Cuadernos Bibliográficos, XXXI, 1974, pp. 141-98; XXXII, 1975, pp. 109-50; XXXVII, 1978, 44 pp.; XXXVIII, 1979, 31 pp., y «Libros de religión y moral para la mujer española del siglo XIX», en Primeras Jornadas de Bibliografía, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1977, pp. 355-85.

478

cuántas colocaron entre el primero y segundoapellidos un «de», que indicaba a las claras su estado civil. Mientras las colegas francesas hacían gala de su desdén por las normas sociales y no tenían inconveniente en aparecer en público con sus amantes, las españolas insistirán repetidamente en que el fin de la mujer es el matrimonio y la maternidad. En unos casos con su opinión sobre la soltería:
Mi horror a la soltería o al solterismo, me...
tracking img