Estamos embarazados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3965 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL EMBARAZO PONE A PRUEBA A LOS HOMBRES
QUE SOMOS O ESTAMOS PRÓXIMOS A SER PADRES

La actitud que un padre tiene para con su pareja durante el
embarazo, repercutirá incluso en la autoestima de sus nietos.

El presente artículo aborda críticamente algunos de los procesos y retos por los cuales atravesamos la gran mayoría de hombres que somos o estamos próximos a ser padres. El objetivo esmostrar sólo algunas pistas para que abramos nuestro corazón al bebé que procreamos, así como proponer y advertir que la construcción del deseo de ser realmente padres, es un factor decisivo para el futuro ejercicio de una paternidad afectiva, satisfactoria y mas plena.

Ser padres es una de las tareas más importantes y difíciles de cumplir para cualesquier persona y aún más para los hombres. Elembarazo y la llegada de un nuevo bebé, ponen a prueba a los hombres como parejas y padres, es decir como seres sintientes, corresponsales y afectivos. Las actitudes que los hombres mostramos con nuestras parejas antes, durante y después del embarazo, sean de amor, apoyo, lejanía, rechazo o cualquier otra, repercuten en nuestra pareja, e indiscutiblemente en nuestro bebé.

Nuestras formas deser en este período podrán fomentar o inhibir su autoestima y autoaceptación, lo cual será la base emocional con que ellas/ellos crezcan. Si un bebé se vive sintiéndose querido y aceptado por sus padres, incluso y lógicamente podrá tratar y amar, a su tiempo, a sus propios hijos/hijas. Así, el amor o no de los padres, se transmite a sus hijos/as, y ellos a su vez lo que hayan recibido, lo darán alas próximas generaciones, aunque esta dinámica podrá modificándose en la medida en que hay más conciencia de ello.

Así, el amor, la aceptación, el cariño, la lejanía, la falta de afecto, un pobre compromiso o poco aprecio, que el hombre tenga durante el embarazo, lo sienten la pareja y el bebé. Un hijo/hija para crecer pleno, necesita sentirse reconocido, querido, respetado y apreciado, por suspadres. Por su parte, los padres hacemos lo mejor que podemos, pero para nuestros hijas/hijos, lo que les damos no siempre es lo que desearían o necesitan. Conocer entonces lo que nuestra pareja, hijas e hijos sienten y viven, nos esclarecerá que tanto como papás influimos y podemos hacer por ellas y ellos.

Vayamos por partes, y analicemos qué nos pasa antes, durante y después del nacimiento denuestro bebé.

Antes; nuestras decisiones reproductivas.

Gracias a que tenemos, nos gustan y nos apasionan las relaciones sexuales, es que mujeres y hombres tenemos, -además de placer, amor, cercanía-, hijas e hijos. Nuestra vida sexual como varones deviene, muchas veces, en procreaciones y por tanto en paternidad. Así muestro comportamiento sexual es también reproductivo.

Veamos algunasde nuestras facetas; cada vez los hombres iniciamos vida sexual a más corta edad, lo que no quiere decir que lo hagamos con plena conciencia y responsabilidad. Cada año hay aproximadamente 400 mil nacimientos en mujeres menores de 25 años.

Por otra parte, en este siglo XXI todavía muchos hombres no usan condón o dejan en manos de su pareja las decisiones reproductivas. En una encuesta de 1999en el estado de Puebla, a uno de cada tres hombres entrevistados, le sorprendió la paternidad. Así que, sea que por acuerdo, falta de previsión, falla del método anticonceptivo, olvido del condón, u otra causa, a muchos hombres les sorprenden -en ambos sentidos, sorpresa y asombran- los embarazos.

De cualquier forma en un embarazo el 50% de la nueva vida, la dimos nosotros como hombres. Siendoalgunos más o menos responsables de prever o tomar acuerdos, y otros más o menos preocupados sobre si provocamos o no algún embarazo.

Como hombres, dejar a la suerte o a la pareja nuestra reproducción, es algo muy delicado que podemos pagar caro. Lo conveniente es que midamos las consecuencias, para evitar el riesgo de traer a un hijo/hija a este mundo sin preverlo, y no saber de él o ella, o...
tracking img