Estrategias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2381 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 17 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ORACIÓN DEL EDUCADOR


Educar es un reto que debe asumir toda la sociedad que desea afrontar con acierto la frontera de un final de siglo que, para bien o para mal, va a significar una maravillosa aventura para quienes tenemos la fortuna de vivir esta hora apasionante de la historia.

Educar es ayudar a que el ser humano desarrolle adecuadamente sus enormes posibilidades. Conviene saberque educamos más a través de lo que somos y de lo que sentimos, que con todo lo que decimos o explicamos. Educar es aconsejar sin oprimir, prevenir sin atemorizar; ofrecer alternativas de humildad, sencillez y prudencia. Educar es hacer a los niños seres libres, capacitados para actuar de acuerdo a sus convicciones, de tomar decisiones sin sentirse coaccionados por la ideologías del momento. Educares dar sentido a la vida, dignificándola. Es humanizar y espiritualizar. Es un largo y complejo proceso que supone un intenso aprendizaje, con aciertos y errores, con alegrías y decepciones, con constantes altibajos. Educar es actuar, estar cerca, compartir, acompañar de una manera racional y lógica al niño. Es un hecho técnico, científico, pero que administrado con amor, se convierte en unaexperiencia sumamente creativa y estimulante.

ENSEÑAR A LEER Y ESCRIBIR, TODO UN RETO Cuando un docente llega por primera vez a una institución, el recibimiento inmediato es: “Le toca primero”. Quien lo dice, descarga en esas palabras una gran responsabilidad que ha ido eludiendo con el transcurso del tiempo. Quien las escucha, no tiene otra opción por su condición de “primíparo” en la escuela adonde ha llegado. Pero más tarde, uno o dos años tal vez, por la veteranía, estará diciéndole lo mismo a un colega recién llegado. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué asusta tanto ese “coco” del grado primero? Quizás porque no se ha tenido la suficiente orientación para desarrollar un proceso coherente en estos grados, o porque creemos que son los que más trabajo demandan por la dedicación que se lesdebe prestar desde el inicio. Lo cierto es que en estos grados no deben estar los recién llegados, salvo algunas excepciones, ni los que han sido privados de una formación pedagógica en los colegios, en las facultades de educación de las universidades, inclusive en las escuelas Normales. Allí deben estar interactuando los licenciados, los normalistas superiores inquietos, los docentes con experienciasignificativa para permitir aprender a leer y escribir a sus estudiantes. Es en estos grados (primero y segundo) en los que se fijan las bases para facilitar la construcción de las columnas del conocimiento.

Por esto, el afán de motivar a los estudiantes para que sientan la necesidad de emplear códigos, presentes en el sistema alfabético, para representar la realidad. Las palabras, surgenpara ellos (estudiantes) como torrentes de significados con los cuales van a procesar la información que circula en el mundo.

A propósito de los docentes, se presenta una sencilla lectura para que al final se saquen conclusiones en torno a los paradigmas presentes en la profesión de educar:

EL RIO CAMBI A D E C AUC E

Allá abajo cerca del río, un viejo cuyo nombre no importa, tendrá unosochenta y pico de años; su paso es firme, tiemblan sus manos, sus ojos lloriquean y se ríe como si supiera algo acerca de la realidad. En su época era el mejor pescador de la comarca. “Yo los agarro hasta donde no existan”, solía decir; sabía escoger las carnadas más convenientes para cada ocasión, conocía la profundidad exacta donde nadaban las diferentes clases de peces y el tamaño preciso delanzuelo que debía usar. A poca distancia de la choza donde habitaba el pescador, el río hacía una vuelta cerrada y era allí, en aguas profundas y tranquilas, donde le encantaba sentarse, sobre un banco que estaba a la orilla. Lanzaba su cuerda al agua, allí nada más; ningún otro sitio le gustaba. Pero la naturaleza no respetaba la costumbre del hombre. Y sucedió durante un invierno; hubo una...
tracking img