Estructura politica autores sieyes, montesquieu,...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (644 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 30 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
I. Una revolución en el método
Montesquieu es el fundador de la ciencia política, él se proponía como objeto la historia entera de todos los hombres que han vivido. Hay que tener muy presente ladoble revolución que sacude al mundo en el curso de los siglos XV y XVI. Una revolución en un espacio, una revolución en su estructura. Guerras civiles, revolución religiosa de la Reforma, guerras dereligión, transformación de la estructura tradicional del Estado, auge de los plebeyos y decadencia de los grandes proporcionan a los escandalosos relatos traídos de ultramar la dignidad contagiosa dehechos reales y plenos de sentido. Esta obra, dice del Espíritu de las Leyes, “tiene por objeto las leyes, las costumbres y los diversos usos de todos los pueblos de la tierra”. Puede decirse que sutema es inmenso, pues abarca todas las instituciones que los hombres han recibido. Y es precisamente este objeto lo que distingue a Montesquieu de todos los autores que pretendieron, antes que él, hacerde la política una ciencia. Pues jamás, antes, tuvo nadie la audacia de reflexionar sobre todos los usos y las leyes de todos los pueblos del mundo.* Si Montesquieu no es el primero que concibió laidea de una física social, sí es el primero que quiso darle el espíritu de la física nueva, es decir, partir de los hechos, en vez de las esencias, y deducir las leyes basándose en estos hechos. * Elproyecto de constituir una ciencia de la política y de la historia supone, en primer lugar, que la política y la historia pueden ser objeto de una ciencia, es decir, contienen una necesidad que laciencia querrá descubrir. Es preciso, pues, destruir la idea escéptica de que la historia de la humanidad no es más que la historia de sus errores y de sus divagaciones; que en un solo principio puede unirla prodigiosa y descorazonadora diversidad de las costumbres: la debilidad del hombre; que en una sola razón puede iluminar este infinito desorden: la sinrazón misma del hombre. Es preciso decir:...
tracking img