Grandeza mexicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2329 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Para el año 1603, fecha en que Bernardo de Balbuena comienza a redactar su poema La grandeza mexicana, 82 años después de la caída del imperio azteca, México —construida en gran parte con las mismas piedras que formaban los palacios de Tenochtitlan— era una ciudad populosa y rica, llena de brío juvenil en su población y edificios, digna de llevar el titulo de capital de la Nueva España. “Yadmírese el teatro de fortuna, / pues no ha cien años que miraba en esto / chozas humildes, lamas y laguna; // y sin quedar terrón antiguo enhiesto, / de su primer cimiento renovada / esta grandeza y maravilla ha puesto”, dice a este respecto Balbuena. En esta ciudad se concentraba toda la riqueza obtenida en el territorio novohispano y todo el caudal de ingenios y destrezas de su población. Había enella soberbios palacios, fastuosas mansiones y calles, centros de recreo y estudio, iglesias, conventos; gente bizarra, erudita, piadosa, guerrera. Comenzaba a erigirse a imagen de la corte madrileña, pero ostentando ya un carácter propio.
Para ese momento, el proceso de evangelización, si bien aún no podía jactarse de haber concluido su tarea, se encontraba muy avanzado (el cristianismo habíalogrado penetrar en los principales centros de población y adaptarse de algún modo a las creencias indígenas); el orden de gobierno, que en un inicio era prerrogativa de los conquistadores, había dado paso a la acaparación total de la Corona. El sistema de gobierno virreinal; la explotación sistemática de las riquezas; el comercio interno y la exportación de productos hacia Europa; el orden socialestablecido entre criollos, peninsulares, indígenas y los emergentes y relegados mestizos; los principales componentes del sistema colonial, a pesar de su reciente nacimiento, gozaban de un amplio desarrollo. Y todo se debía, entre otras causas, a la pacificación de sus territorio luego de varios años de sangrienta conquista. Esta paz alcanzada Balbuena la menciona una y otra vez como una de lasmaravillas mexicanas: “Libre del fiero Marte y sus vaivenes, / en vida de regalo y paz dichosa, / hecha está un cielo de mortales bienes / ciudad ilustre, rica y populosa”; “Sólo el furioso dios de las batallas / aquí no influye, ni la paz sabrosa / cuelga de baluarte ni murallas”. Este apacible estado de la sociedad —que sin mayores preocupaciones puede dedicarse al cultivo del conocimiento y lasartes— y el veloz y amplio crecimiento en todos sus ámbitos, es lo que permite que surjan obras como La grandeza mexicana, y haré posible la aparición de Juan Ruiz de Alarcón y Sor Juana.
Ante este ímpetu económico y social, gran cantidad de españoles fueron seducidos por las promesas de fortuna, fama y mejor vida. Muchos ingenios, brazos fuertes, pechos piadosos, codiciosas manos vinieron arecorrer y probar suerte en las nuevas tierras. Bernardo de Balbuena, padre del poeta, es uno de ellos. A finales de 1561 o principios del 62, regresa a España para tratar ciertos asuntos de bienes; en la estadía nace su hijo Bernardo en el pueblo de Valdepeñas, La Mancha, en donde éste vive sólo unos cuantos años, pues su padre lo lleva consigo de regreso a San Pedro Lagunillas, en al actual estado deNayarit. En 1570, el poeta se traslada a Guadalajara, donde cursa estudios eclesiásticos, y después a México donde estudia artes y teología. En la primera mitad de la década de los ochenta, el joven Balbuena se hace acreedor al primer lugar en varios concursos de poesía, y comienza la escritura de la obra que a su ojos sería la cumbre de todos sus esfuerzos y conocimientos —que no logrará publicarsino hasta poco antes de su muerte en 1627— El Bernardo (poema épico, compuesto en octavas reales, centrado en las hazañas de Bernardo del Carpio; poema que, en palabras de Ramón Xirau, “no alcanza la altura de los mejores poemas épicos del Renacimiento italiano ni aun del español o ibérico […] Queda, con todo, como la obra a veces excelente, de un poeta excepcional”)
A la par que su Siglo de...
tracking img