Halperin donghi 1.820- 1.828

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1118 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“...La disolución del estado unitario en 1820 había estado lejos de constituir una calamidad sin mezcla: sirvió para liquidar bruscamente una situación ya insostenible [...] la provincia de Buenos Aires se opuso a la tentativa de reorganización del país[...]

Este apego al sistema de disolución nacional se explica: gracias a él la provincia de Buenos Aires, dueña de las comunicaciones deultramar, y por lo tanto de las rentas de aduana, ya no debe emplearlas en el mantenimiento de un aparato administrativo y militar que excede sus límites. Por otra parte, la disolución del Estado ha puesto fin, de hecho, a la participación argentina en la guerra de independencia. La nueva provincia se encuentra rica y libre de compromisos externos; puede consagrarse a mejorar su economía y suorganización interior. Este programa encuentra el apoyo de una nueva clase de hacendados (entre los que ha encontrado refugio buena parte de la riqueza mercantil expulsada de su campo tradicional por la competencia británica). Frente a la ruina de la tierra ganadera del resto del Litoral, las de Buenos Aires prosperan gracias a la paz interna. Comienza la “admirable experiencia de Buenos Aires”; bajo laégida de Martín Rodríguez [...] los hombres más ilustrados del que se llama a sí mismo partido del orden improvisan un brillante régimen parlamentario: reducen el cuerpo de oficiales, reforman el sistema aduanero disminuyendo las tasas y aumentando los ingresos del Estado, ordenan el crédito público y crean un banco destinado a combatir las tasas de interés demasiado altas. Al mismo tiempo llevanadelante una reforma eclesiástica, clausuran conventos y muestran una simpatía por la libertad de cultos que –si encuentran escaso apoyo en las clases ricas- no bastan para enajenar al gobierno el apoyo de estas. Detrás de esas reformas se encuentra Bernardino Rivadavia, hijo de un rico comerciante peninsular, que ha gustado actuar como influyente de segunda fila desde 1810; ahora, como ministro, sufigura es por el contrario abiertamente dominante.
Pero la experiencia de Buenos Aires tiene éxito solo porque un conjunto de problemas han sido dejados de lado; éstos no han sido eliminados. Uno de ellos es el de la organización del país; otro, el de la Banda Oriental, donde el dominio de los portugueses, y luego brasileños, es una ofensa al orgullo nacional.[...]

Un alzamiento nacionalexitoso en la Banda Oriental pone al gobierno de Buenos Aires, apasionadamente adicto a la paz, ante el incómodo presente de un territorio liberado de portugueses, que pide ser incorporado a las provincias Unidas del Río de la Plata. Ya en ese momento, Buenos Aires ha convocado un congreso constituyente, que sus diputados dominan pero con el que no saben muy bien qué hacer. En ese congreso, más deun representante del interior intenta hacer del proyectado poder nacional un instrumento de transformación de situaciones provinciales: los diputados, elegidos de entre la clase letrada por los caudillos militares que dominan esas provincias, esperan, en efecto, que el congreso les abra el camino para la reconquista del poder local. Los diputados de Buenos Aires vacilan en tomar ese camino:finalmente entran en él porque las divisiones de su propio partido local los obligan a contar con sólido apoyo mayoritario en el congreso; desde entonces son prisioneros en él de la corriente hostil a los gobernantes del interior. A la vez, y por razones parecidas, empujan a la guerra con Brasil. En Buenos Aires el Gobierno del partido del orden había contado con la oposición constante de la plebeurbana. Dirigida por algunos oficiales del ejército revolucionario, esa oposición popular usaba argumentos patriótico – belicistas que ahora encontraban eco entre algunos notables que, habiendo gravitado sobre el gobernador Martín Rodríguez, eran menos escuchados por Las Heras, su sucesor desde 1824, pero dominaban la diputación de Buenos Aires al congreso constituyente.

La guerra con Brasil...
tracking img