Hechos de transito terrestre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 86 (21401 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la fotocopia y el tratamiento informático. © 2004, Ediciones de la Abeja Africana

Hecho el depósito que marca la Ley 11.723

DIARIO
PARRICIDA
DE UN

(ElCaso D)
Presentación y notas de Amílcar Romero

INDICE
Presentación Diario de un parricida De los forenses, ni Edipo se salva Un parricidio sin Freud Edipo en Berisso

4

El Caso D
NI LA REALIDAD ni la historia llaman a licitación
o a concurso para ver qué caso límite se convierte en emblemático por antonomasia. El martes 21 de noviembre de 1978, poco después de las seis de la tarde,los dos escopetazos en la recién remodelada cocina de esa modesta vivienda del barrio Los Talas, en Berisso, produjeron un hecho inmediato, como fue dar en el blanco elegido, en este caso la espalda del padre odiado, y el otro fue remecer de manera inusitada un andamiaje social que visto en vidriera bordeaba el disfrute a pleno de casi todas las bondades de vivir en un país tan pródigo como laArgentina. Ni el padre era tan padre como aparentemente parecía ni el paraíso era de cerca algo parecido a tal cosa. Frente a un hecho que por su gravedad trágica no admite lugares comunes o metáforas facilistas, el joven obrero de una YPF todavía argentina cometió no una una sino dos violaciones que
5

resultarían intolerables a todas luces: la primera, dar muerte –encima, por la espalda- al quelucía los atuendos sociales de progenitor y, acto seguido, segundo, plantarse ante un juez -supuesta figura paterna sustituta, institucional, para reparar lo que resulte dañado- y decirle en la cara, sin altisonancias pero sin cabezas gachas, miradas huidizas y generalizar todo para tratar de zafar lo mejor posible, sino detallar exhaustivamente el por qué había cometido lo que los tenía ahíreunidos. Al revés del lugar común del malhechor habitual, que siempre resulta trabajoso en el terreno de las probanzas, contradicciones en los datos y la falta de testigos, acá estaba todo aclarado desde un principio, pero ocurría que reo y juez quedaban en un extraño y democrático plano de igualdad. En resumen, había puesto explosivamente de manifiesto una orfandad que excedía largamente la trágicasuerte familiar que le había tocado (nadie elige la madre y la patria, sino que éstas nos eligen a nosotros) y pasaría a convertirse en una causa límite donde el debate jurídico, la calidad de los protagonistas y lo que salió a relucir, aunque no tuviera los contornos rimbombantes de otros sucesos, lo sigue manteniendo en el tiempo, a despecho de los almanaques.
6

A más de 25 años de sucedido,exhumar el Diario escrito en la cárcel de Olmos no pretende lograr la conmoción de las grandes confesiones ni tampoco encontrarse frente a un material literario de singular factura. Es apenas un muchachito que ha terminado malamente el ciclo primario, estragado su aparato psíquico por un drama doméstico que más sencillo lo cuenta y más cuesta entender, sin ninguna formación cultural, mucho menoslibresca, y sin embargo, además de todo lo que dice, como plantearse qué culpa se puede tener de adorar así a una madre, más o menos como el eje de la cuestión, de todo lo que no dice emana como un trasparente subTXT más que suficiente para un croquis exacto de la situación y lo sucedido, responsabilidades y culpas. La sobrecarga de roles y tareas, que llevó a que tuviera que tomar como propios enun grupo familiar de aparente estructura tradicional los trabajos domésticos como limpiar la casa y lavar la ropa, el papel que juegan (o no) su hermano mayor y su hermana, el peso de los abuelos maternos, la lejanía de la abuela paterna, el acoso inclemente del que va a ser ajusticiado sin clemencia alguna, la obscena doble vida sentimental del padre, el castigo sistemático a la madre y las...
tracking img