Historia ética

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 423 (105732 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Autónoma de Zacatecas
“Francisco García Salinas”

[pic]

Unidad Académica De Ingeniería Eléctrica

Programa: Comunicaciones y Electrónica

Materia: Ética

Semestre: 7° y 9°

Noviembre 2006

CONTENIDO

Ruptura Cultural (De las Confesiones a la Ciudad de Dios). 3

La ciudad de Dios entre Platón, Hegel y las utopías medievales. 27La revolución teórica de Tomás de Aquino (i). 53

La revolución teórica de Tomás de Aquino (ii). 59

La revolución teórica de Tomás de Aquino (iii). 65

Nociones preliminares (Segunda Parte). 72

Morales del interés.88

Morales altruistas y sentimentales (Primera Parte). 91

Morales altruistas y sentimentales (Segunda Parte). 95

Los sistemas racionales de la moral. 103

Los sistemas racionales de la moral (Segunda Parte).106

La conciencia moral. 113

El fin natural del hombre y de la vida. 116

De la ley general. Ley moral y positiva. 120

El deber o la obligación moral. 123

Naturalezadel derecho. 128

Origen del derecho. Diversas teorías. 134

Deberes para con el cuerpo. 140

Deberes para con el alma. 143

Moral interpersonal o deberes para conlos demás hombres. 154

Deberes para con dios. 164

De la sociedad en general. 168

La familia o sociedad domestica. 172

El matrimonio o sociedad conyugal.181

Deberes y derechos ciudadanos. 193

Moral económica. Derechos de propiedad. 200

Moral económica. El trabajo. 209

Moral internacional.218

Ruptura Cultural
(De las Confesiones a la Ciudad de Dios)

Adiós al Mundo Antiguo

Un censillo “códice” cambiaria el curso de la vida de Agustín, en una forma mas determinante de cómo lo hiciera a los diecinueve años la lectura del Hortensio de Cicerón. Se trataba del relato de la vida de un hombre humilde, e quien el escuchar por casualidad en laasamblea de su ciudad pronunciar los dichos de Jesús, oyó aquel en que decía, “…vete, vende todas las cosas que tienes, dalas a los pobres y tendrás un tesoro en los cielos, y después ven y sígueme” (Agustín, Las Confesiones, BAC, Madrid, 1968, VII 12,30). Por algún motivo, sintió que ese mandato se dirigía directamente a el, con una fuerza superior a su propia voluntad. De súbito, decidió entregar suvida a Dios, recluyo a su hermana en una especie de convento, puso en orden sus negocios, corto todos los lazos que lo ligaban a las cosas del mundo y se instalo en las profundidades del desierto. “convertido” en el defensor de la raza humana que luchaba contra los poderes demoníacos, allí entro en posesión de la paresia, la libertad para hablar ante la majestad divina.

Sin duda esta...
tracking img