Historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1235 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia del militar Manuel Romero

Ocurría en los años 70´s del siglo pasado, una canción de Gloria Gaynor se escuchaba en la radio, una imagen del Che Guevara estaba desgastada y las canciones de Silvio Rodríguez eran más prohibidas que traer un toque de “mota”. Todos queríamos andar vestidos como John Travolta y la Disco estaba en la moda. Sin embargo, en este pueblo, Santa MaríaTequepexpan las tradiciones estaban arraigadas. Al pasar por las casas se escuchaba la estación de radio “Gallito” y su pobreza era tal, que se reunía el pueblo por las noches en las casas ya sea de Isaac Robles o de Agustín García por ser las únicas familias que tenía televisión, por una módica cantidad la gente podía disfrutar de este medio de comunicación. Para estar sentado, la gente llevaba susilla de ixtle o su banquito. El pozo era la única forma de sustentar la necesidad de agua potable, todavía no había inversión por parte del municipio, por lo que no había empedrado y los caminos eran hechos por el paso ya sea de caballos o de gente, formándose la vereda y para saludar un vecino se tenía que caminar entre brechas. ¡Qué añoranza por esos años! Recuerdo que se les respetaba a losmayores por su sabiduría y los menores atendían con humildad sus enseñanzas, recuerdo la forma de ver al profesor del pueblo, se tenía que saludar con el sombrero levantado y su respectiva caravana, faltaba más al sacerdote si no se le besaba la mano era condenado por la comunidad.Un sombrero y los huaraches eran parte de la vestidura del hombre, y las enaguas con más color que el arcoíris, claro,para las damas, que eran coronadas con sus trenzas y abrazadas por un rebozo. La Virgen de la Santísima Concepción, patrona de nuestro pueblo, suplía la función de médico de cabecera, ya que la medicina para cualquier enfermedad era encomendarse a ella y los rezos para mantenerla contenta nos regresaban la salud, no solo a eso se le oraba con ese fin sino también en la sequía, en la peste o encualquier problema que no se le encontraba solución, siempre lo resolvía.
Tres changarros proveían al pueblo de sus necesidades básicas, no siempre la cumplían por ser carentes de víveres. Era mi pueblo y añoro sus costumbres, como recuerdo la llegada de aquel hombre entrado en años, el señor Manuel Romero,con su porte y su figura se observaba una dura vida, su profesión: militar, ya jubilado.Él, llego con la intención de invertir en una tienda abarrotera, el terreno donde se asentó lo ubicamos en la calle Ramón Corona esquina con 16 de Septiembre, se podía decir que bien mediría una media hectárea. Ese terreno lo dividido en tres partes donde sembró en una de ellas gran cantidad de árboles frutales (entre ellos se encontraban los guayabos, aguacates, limas, naranjos por mencionaralgunos), otra unos chiqueros para criar puercos, y en la esquina una casa elegante. En esta casa monto su abarrotera, cuya tienda contaba con los víveres necesarios y mas, ya que entre los productos básicos que siempre contaba , también tenia otras cosas ya no de primera necesidad como las medicinas, sombreros, molcajetes, cereales, cerveza, vino, alcohol, todo tipo de cereales, frutas, verduras,entre otras cosas, reflejando al pueblo una tienda de gran ciudad. Vendía al contado y fiado, y si fuese fiado su frase que lo caracterizaba era “Me lo pides fiado, tu ponle la fecha de pago”. Por fiar se le consideraba una buena persona, pero exigía que tenia que cumplir con lo pactado (ya que su palabra valía mucho exigía que también la de otros lo valiera).Para ofrecer un buen servicio, selevantaba a las cinco de la mañana para ir al mercado de abastos en su carreta y surtir lo necesario. El trabajo bien hecho le gustaba tanto así que cuando encargaba un trabajo debía de ser a la perfección, de no ser así, soltaba un insulto y lo destruía, “Prefiero perder, pero gano con que aprendas”- decía-, de ahí recibió la fama como mala persona. Doña Demetria García, su señora, mejor conocida...
tracking img