Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1314 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 4 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

| |
Era un gigante egoísta. Los pobres niños no tenían ya un lugar de recreo. Intentaron jugar en las calles cercanas, pero estaban muy polvorientas y llenas de agudas piedras, y no les agradaba.
Tomaron la costumbre de pasearse, una vez terminadas sus lecciones, alrededor del alto muro, para hablar del hermoso jardín que había al otro lado.
Entonces llegó la primavera y el país sellenó de pájaros y florecillas.
Sólo en el jardín del gigante egoísta continuaba siendo invierno.
Los pájaros, desde que no había niños, no tenían interés en cantar y los árboles no se acordaban de florecer.
En cierta ocasión una linda flor levantó su cabeza sobre el césped, pero al ver el cartelón se entristeció tanto pensando en los niños, que se dejó caer a tierra volviéndose a dormir.
Losúnicos que estaban contentos eran el hielo y la nieve.
La primavera se ha olvidado de este jardín —exclamaban—. Gracias a esto vamos a vivir en él todo el año.
La nieve extendió su gran manto blanco sobre el césped y el hielo vistió de plata todos los árboles.
Entonces invitaron al viento Norte a que viniese a pasar una temporada con ellos.
El viento Norte aceptó y vino. Estaba envuelto enpieles. Aullaba durante todo el día por el jardín, derribando chimeneas a cada momento.
Éste es un sitio delicioso decía—. Invitemos también al granizo.
Y llegó también el granizo.
Todos los días, durante tres horas, tocaba el tambor sobre la techumbre del castillo, hasta que rompió muchas tejas. Entonces se puso a dar vueltas alrededor del jardín, lo más de prisa que pudo. Iba vestido de gris y sualiento era de hielo.
No comprendo por qué la primavera tarda tanto en llegar —decía el gigante egoísta cuando se asomaba a la ventana y veía su jardín blanco y frío—. ¡Ojalá cambie el tiempo!
Pero la primavera no llegaba, ni el verano tampoco.
El otoño trajo frutos de oro a todos los jardines, pero no dio ninguno al del gigante.
Es demasiado egoísta —dijo.
Y seguía el invierno en casa delgigante, y el viento Norte, el granizo, el hielo y la nieve danzaban en medio de los árboles.
Una mañana, el gigante acostado en su lecho, pero ya despierto, oyó una música deliciosa. Sonó tan dulcemente en sus oídos, que le hizo imaginarse que los músicos del rey pasaban por allí.
En realidad, era un pardillo que cantaba ante su ventana, pero como no había oído a un pájaro en su jardín hacíamucho tiempo, le pareció la música más bella del mundo.
Entonces el granizo dejó de bailar sobre su cabeza, y el viento Norte, de rugir. Un perfume delicioso llegó hasta él por la ventana abierta.
Creo que ha llegado al fin la primavera —dijo el gigante.
Y saltando de la cama se asomó a mirar por la ventana. ¿Y qué vio?
Pues vio un espectáculo extraordinario.
Por una brecha abierta en el muro,los niños se habían deslizado en el jardín, encaramándose a las ramas. Sobre todos los árboles que alcanzaba a ver el gigante, había un niño, y los árboles se sentían tan dichosos de sostener nuevamente a los niños, que se habían cubierto de flores y agitaban graciosamente sus brazos sobre las cabezas infantiles.
Los pájaros revoloteaban cantando con delicia y las flores reían irguiendo sus cabezassobre el césped.
Era un cuadro precioso. Sólo en un rincón, en el rincón más apartado del jardín, seguía siendo invierno.
Allí se encontraba un niño muy pequeño. Tan pequeño era, que no había podido llegar a las ramas del árbol y se paseaba a su alrededor llorando amargamente.
El pobre árbol estaba aún cubierto de hielo y de nieve, y el viento Norte soplaba y rugía por encima de él.
Sube ya,muchacho —decía el árbol.
Y le alargaba sus ramas, inclinándose todo lo que podía, pero el niño era demasiado pequeño.
El corazón del gigante se enterneció. "¡Qué egoísta he sido! —pensó—. Ya sé por qué la primavera no ha querido llegar hasta aquí. Voy a colocar a ese pobre pequeñuelo sobre la cima del árbol, luego echaré abajo el muro, y mi jardín será desde ahora el sitio de recreo de los...
tracking img