Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 41 (10100 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1 Nueva Sociedad Nro. 146 Noviembre-Diciembre 1996, 148-167

Educación posmoderna y generación juvenil
Henry Giroux
Henry Giroux: Miembro del Departamento de Currículum e Instrucción, College of Education, Universidad Estatal de Pennsylvania. Palabras clave: posmodernismo, cultura juvenil, educación, Estados Unidos.

Resumen: Una pedagogía posmoderna debe abordar las actitudes,representaciones y deseos de la generación juvenil. Las formas de identidad y nuevos mapas de significado deben entenderse en el contexto de prácticas culturales novedosas e híbridas, inscritas en relaciones de poder que se cruzan de manera diferente con la raza, la clase y la orientación sexual. Es necesario que los educadores entiendan cómo están surgiendo diferentes identidades en esferas que las escuelasgeneralmente pasan por alto. La pedagogía debe redefinir su relación con las formas modernistas de cultura, privilegio y canonicidad; como práctica cultural crítica necesita abrirse a nuevos espacios institucionales en donde los estudiantes puedan experimentar y definir el significado de ser productores culturales.
La tarea es enfrentarnos con el «pasaje a la posmodernidad», abierto desde losúltimos años de la década de los 60 y el fin del boom de la economía capitalista global de la posguerra, para alcanzar una comprensión de la nueva cultura emergente del tiempo y el espacio, y de las transformaciones relacionadas en las formas de conocimiento y experiencia del mundo (pos)moderno (Smart 1992, p. 202).

Para muchos teóricos con posiciones políticas diferentes, el actual momentohistórico señala menos la necesidad de abordar las nuevas formas de conocimiento, experiencias y condiciones que conforman el posmodernismo que la necesidad de escribir su obituario. En gran medida, las señales de agotamiento pasan por el hecho de que el posmodernismo absorbió la atención de dos generaciones de intelectuales que reflexionaron interminablemente sobre su significado y sus implicaciones entanto «condición social y movimiento cultural» (Jencks, p. 10). El «debate posmoderno» ha generado un escaso consenso y una buena dosis de confusión y animosidad. Ya hoy los temas bien conocidos: las grandes narraciones históricas y las tradiciones del conocimiento basadas en principios básicos son tratadas con desprecio; los principios filosóficos canónicos y la noción de sagrado se han vueltosospechosos; una «guerra a la totalidad» y un repudio de todas las visiones del mundo unívocas y abarcadoras pone en jaque la certidumbre epistémica y las fronteras establecidas del conocimiento académico; se rechazan las distinciones rígidas entre alta y baja cultura, insistiendo en que los

2

productos de las así llamadas cultura de masas, cultura popular y formas del arte popular son objetosdignos de estudio; la correspondencia renacentista entre historia y progreso, y la fe moderna en la racionalidad, la ciencia y la libertad, causan un profundo escepticismo; la identidad uniforme del sujeto humanista ha sido reemplazada por una demanda de espacio narrativo pluralizado y fluido; y finalmente, se desdeña la historia como un proceso no lineal que, aunque lejos de concluido, mueve aOccidente progresivamente hacia la verificación final de la libertad1. Estos y otros asuntos se han vuelto vitales en el debate posmoderno y plantean serios retos al concepto modernista de historia, acción, representación, cultura, así como también a la idea de responsabilidad de los intelectuales. El desafío posmoderno no constituye solamente una colección diversa de críticas culturales; tambiénes un discurso contextual que ha desafiado fronteras disciplinarias específicas en campos como los estudios literarios, la geografía, la educación, la arquitectura, el feminismo, las artes de la representación, la antropología, la sociología y otras áreas2. Dado su amplio alcance teórico, su anarquía política y su reto a los intelectuales «legislantes», no sorprende que haya habido un creciente...
tracking img