Imaginarios urbanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 443 (110557 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Armando Silva

IMAGINARIOS URBANOS
5a.edición corregida y ampliada

PROLOGO A L QUINTA EDlClON A

Primera edición. Editorial Tercer Mundo. 1992. Segunda edición. Editorial Tercer Mundo. 1994. Tercera edición, Editoriai Tercer Mundo, 1997. Cuarta edición, Editorial Tercer Mundo. 2000.
0 Armando Silva, quinta edición 2006

Arango Editores Ltda.. 2006.
ClI 18 No. 68D61 Bogotá, Colombia.arango-editores@yahoo.com

Diseño de carátula: Susana Carrie Preparación editorial: Arango Editores Impresión y encuadernación: Editorial Nomos
ImDreso en Colombia

Llegar un libro a su quinta edición demanda a su autor una autoreflexión. En mi caso, el desarrollo de una teoría de los imaginarios urbanos. ha habido una evolución del objeto conceptual, desde su inicio como un enfoque de lacomunicación citadina hasta esta su ultima manifestación, que destaco en el presente prólogo, en donde los imaginarios adquieren una connotación para análisis de expresiones globales. Al mismo tiempo debe observarse que respecto del objeto físico al que se refieren los imaginarios, la ciudad, en poco menos de 15 años hemos asistido a una transformación impresionante, hasta al punto que se puedeafirmar la existencia de un urbanismo sin ciudad lo que exige cambiar los modos de acercarnos a su comprensión y estudio. Hemos pasado de vivir unas ciudades definidas en sus limites físicos a otras donde lo urbano define una condición ciudadana con independencia de su referencia material. Se pasó de enfatizar lo arquitectónico a una aproximación cultural, permitiendo una separación entre estos dosconceptos, lo que vislumbra un futuro urbanizado con ciudadanos cada vez más emancipados de sus espacios físicos para la realización de sus quehaceres diarios. Estas profundas transformaciones ocasionadas por la tecnología, 10s medios, las ciencias, y el arte público, creadores de objetos

invisibles, participan en la construcción de los seres urbanos sin que esta circunstancia esté ligadanecesariamente a un fenómeno territorial. Esta urbanización del planeta supera la oposición ciudad-no ciudad al igual que otras dicotomías similares que nos hacen ser definidoscomo seres de naturaleza cultural. La cultura, entonces, pasa a ser sinónimo de urbanización. Nosurbanizamosen losconocimientosal participar cada vez más en sociedades digitales; nos urbanizamosen sentimientos, como es el caso delterror, con el derrumbe de las torres gemelas el 1 de 1 septiembre en Nueva York, en frente de las cámaras de televisión global; en consecuencia nos urbanizarnos en el miedo cuando elser ciudadano adquiere su condición de sospechoso, convirtiendo los sitios de tránsito como los aeropuertos, lugares intesos, una de las zonas más globales, en superficies imaginadas de guerra entre unos y otros; onos urbanizamos en afectos homosexuales con el asentamiento definitivo de los movimientosgay en todas las grandes urbes, y cuando ellos hacen germinar nuevas simbologías posmachistas. En fin, nos urbanizamos. Deahíque los imaginarios urbanos. herederos de las hermenéuticas psicoanalíticas, pretendan captar la expresión de esos sentimientos colectivos. Tal vez sea esta una de las razones para que elestudio sobre los imaginarios urbanos esté evolucionando como una teoría residual dentro de las ciencias sociales, pues si la sociología trata de los grandes sistemas sociales o la antropología de los grupos y sus conformaciones, este nuevo campo en formación, en el que convergen varias disciplinas en su construcción epistemológica, se ocupa de lo que está por fuera del marco de la racionalidadpositiva, para enmarcar los sentimientos, los deseos ciudadanos, las fantasías de lo inesperado que se manifiestan como promesa de manera colectiva. Ha de ser por ello que quienes trabajan desde esta perspectiva valoren en especial los hechos sociales donde la marca imaginaria actúa como si fuese la misma realidad. Y lo es cuando entendemos los imaginarios como construcción de la realidad...
tracking img