Influencia de miranda en las damas de la epoca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2895 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los poderes sexuales de Miranda y su influjo sobre Catalina La Grande
Miranda tenía 36 años. Dominaba el inglés y el francés perfectamente, y estaba estudiando con ahínco griego, latín y hasta ruso. Llevaba consigo una descomunal biblioteca en varios idiomas, y también un laboratorio para realizar pequeños experimentos. Puede decirse que era también botánico, geólogo, matemático, medioalquimista, físico, geógrafo y un experimentado amante que coleccionaba pelos de pubis en pequeños nichos cristal. Probablemente no se conocía en su siglo a un hombre que hubiese conocido mejor los gustos de las mujeres en la cama como él. Hay parte de su diario que hasta hoy día no ha sido publicado (el historiador William Spence Robertson sostiene que es realmente impublicable) por lo crudo y reveladorde sus hazañas en relación con sus experimentos con la verdad del sexo. Probablemente en su laboratorio ambulante llevase toda clase de elementos para analizar con sumo detalle la variedad de rarezas que adornan a las mujeres. Por este motivo, su conocimiento profundo del bello sexo, sus gustos y placeres, causaba en las mujeres una extraordinaria curiosidad por el personaje y a poco de conocerlequedaban prendadas y sujetas a su influjo.

Para desenvolverse en las cortes le bastaba con dominar el francés, pero siempre trataba de conocer las lenguas del país nativo por el que pasaba, porque su mayor interés era tratar a las mujeres de cada región y saber qué sentían y qué pensaban de su encuentro con él. En su viaje a Rusia, iba provisto de un pasaporte que le dio el ministro de Austriaen Constantinopla, y como no tenía pizca de tonto se encasquetó el título de “conde de Miranda”. Seguramente se dijo a sí mismo, que para ser conde lo que hacía falta era tener presencia, y a él le sobraban títulos, educación, buen gusto para serlo. Además, ¿cuándo un hijo de la América española se había internado en esos mundos? Con una gran preparación moral e intelectual llegó a Rusia. Pasó unassemanas en una casa a orillas del río Dnieper, y luego prosiguió viaje a Kherson. Pronto lo encontramos visitando la mansión del conquistador de la península de Crimea, Gregorio Potemkin, convertido en príncipe de Táuride. Gregorio Potemkin era tuerto, pero miraba mucho mejor que todos sus pares e inmediatamente ordenó que a Miranda se le tributaran honores de ciudadano del mundo. El 31 dediciembre de 1786 fue escoltado hasta la residencia de Potemkin, honorario de la emperatriz Catalina II. Miranda pidió que le mostraran un cuadro de la emperatriz y lo estuvo mirando fijamente hasta que Potemkin impresionado por la serenidad y los conocimientos de aquel venezolano le dijo que cometería un crimen imperdonable si no iba hasta Kiev y conocía personalmente a la Monarca. ¿Qué estaría pasandopor la cabeza de Miranda mientras analizaba aquel cuadro? Yo creo que Freud, Jung y Wilhem Reich, en cuanto a bucear en el sexo, comparados con Miranda eran todos unos niñitos de pecho.

“Vamos, visite Crimen -le dijo el príncipe- que Catalina II realiza una gira triunfal por la región meridional de su imperio.” En enero de 1787, en compañía del príncipe tuerto Gregorio Potemkin atravesó lasestepas rusas y estuvo en Inkerman y Sebastopol. En Kiev Miranda concurrió a una misa celebrada de acuerdo con el rito griego, y luego estuvo frente a frente a la notabilísima Gran Catalina que contaba a la sazón 58 años de edad. Con su penetrante mirada la analizó completamente. La emperatriz que era de baja estatura y gruesa, quedó extrañamente prendada de aquel avasallante personaje y le ofreciógraciosamente su mano para que la besara. Luego la zarina le invitó a su mesa, y hablaron largamente sobre la América española y sobre la Inquisición.

En el alojamiento de la condesa Branicki, la emperatriz interrogó a Miranda sobre muchos temas. Seguramente, con la debida confianza Miranda pudo tomarle el pulso de sus pasiones y analizarle su carácter. El venezolano entonces le dijo que se...
tracking img