Informe internacional

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1979 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA SITUACIÓN DEL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO
Señales
El narco copa la vida mexicana
La policía mexicana vive en alerta ante un cártel que no sólo pretende el tráfico de drogas, sino la sustitución del Estado. Los sicarios de este clan extendido por todo el país controlan desde la venta de armas hasta los impuestos.
21-06-2009

Pablo Ordaz / El País

Aquella tarde de finales de enero, el hijode La Tuta no tuvo suerte con los gallos de pelea. En medio de un palenque abarrotado, el muchacho perdía una y otra vez, hasta que se quedó sin un peso. Excitado, decidió ir por más. Alguien camuflado entre el público hizo una llamada perdida y los agentes federales lo esperaron a la salida. En su camioneta no hallaron armas ni drogas, pero sí un papel, una lista con nombres de políticos,jueces, fiscales, policías... Y, junto a cada nombre, una cantidad.

Ya han pasado casi seis meses desde aquella detención. Es miércoles 10 de junio y anochece sobre la ciudad de México. En la pared del despacho de un jefe de investigadores de la Policía Federal hay un mural con textos, gráficos y una fotografía en la que aparecen las cabezas cortadas de cinco hombres jóvenes esparcidas por una pistade baile. Junto a los rastros de sangre, un cartel que avisa: “La Familia no mata por dinero, no mata mujeres, no mata inocentes, muere quien debe morir, sépalo toda la gente. Esto es: justicia divina”. En la mesa del agente federal está la lista de políticos, jueces y policías corruptos incautada al hijo del narcotraficante apodado La Tuta. También hay un libro, encuadernado a modo de breviario,en cuyas pastas se puede leer: “El más Loco. Pensamientos. 5ª Edición. Michoacán. México. 2008”.

Esos tres elementos –la violencia extrema, la corrupción de las autoridades y una increíble presencia mística– configuran el poder de La Familia. Un poder que asusta porque, a diferencia del resto de los cárteles, su objetivo va más allá del tráfico de drogas hacia Estados Unidos. Quieren más. Loquieren todo...

“Sí”, admite un alto mando antidrogas, “desde luego no se trata de un cartel más dedicado al narcotráfico. La Familia aspira a sustituir al Estado”.

Y basta una visita rápida a la ciudad de Morelia –la capital de Michoacán– para percatarse de que lo está consiguiendo. Las administraciones locales apenas pueden recaudar impuestos pero, en cambio, ya son muy pocas lasgasolineras, las tiendas de comestibles, los productores de aguacate y hasta los organizadores de conciertos que no pagan religiosamente su diezmo para que la mafia los proteja. No hace falta decir que los sicarios de La Familia controlan directamente los prostíbulos, las máquinas tragamonedas, la piratería, la venta de armas y, por supuesto, el tráfico de drogas. Según los datos de la policía, el cártelopera en 87 de los 113 municipios de Michoacán –la cuna del presidente Felipe Calderón– y sus tentáculos hace tiempo que dejaron de ser locales. La DEA –la policía antinarcóticos estadounidense– ha detectado ramificaciones de La Familia en 16 de sus Estados. La organización utiliza para ello a los emigrantes. Y tiene dónde escoger: Michoacán es el segundo Estado mexicano que más mano de obra exportaa Estados Unidos. Hay pueblos donde ya sólo quedan los ancianos. Pero también ellos tienen su parte en el negocio. La Familia los utiliza como rehenes: “Dile a tu hijo que te estamos protegiendo, pero que si él no colabora con nosotros, tú lo vas a pasar mal”.

Todo empezó con el siglo. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió el poder después de 70 años y México tuvo que aprender avivir con una realidad distinta. Hasta entonces, el presidente de la República hacía y deshacía en todo el país. México era un Estado federal, pero los gobernadores, los alcaldes, los jefes de policía y, por supuesto, los líderes sindicales y sociales de cada demarcación pertenecían al PRI. “A poco que uno se desmadrara”, recuerda un alto cargo de la seguridad del Estado, “nos decían: llevadlo a...
tracking img