Informe sobre la crisis mundial de alimentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3277 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Informe sobre la crisis mundial de alimentos
y la Cumbre de la FAO

Jaime García Neumann

La Cumbre de Alto Nivel de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) celebrada en Roma del 3 al 5 de junio pasados, terminó en un fracaso, según la mayoría de analistas, organizaciones y países participantes. El tema de la conferencia era “La SeguridadAlimentaria Mundial: Los desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía” y en ella participaron delegaciones de 190 países incluyendo 50 mandatarios, entre ellos los jefes de gobierno de Francia, España, Italia, Japón, Brasil, Argentina, Irán, Egipto y Argelia.

Pero las expectativas creadas no se debían tanto a la importancia de la reunión (la última cumbre fue en 1996) sino a la crisis de alimentos que,incubándose en los últimos años, ha explotado desde octubre pasado con un aumento inusitado de precios de los productos básicos. Según el informe previo de la FAO sobre precios, los aceites vegetales se encarecieron de media en más del 97 % , los cereales un 87 %, los productos lácteos un 58 % y el arroz un 46 %. Esto a nivel global, pero en algunos países significó duplicar y triplicar losprecios del maíz y el arroz en sólo unos meses. Se trata de lo que la FAO ha denominado un ”tsunami silencioso”.

Los más afectados, por supuesto, son los países más pobres. La propia FAO estima que esta crisis afecta particularmente a 862 millones de personas que ya se encuentran en desnutrición permanente (830 millones en países pobres), sin incluir 6 millones que ya han muerto en el último añopor causa del hambre. Y que 100 millones más están en peligro de engrosar la lista si no se actúa de inmediato. Más aún, los estudios de la FAO y el Banco Mundial establecen que la crisis “puede extenderse 10 años más”, poniendo en peligro a 2.200 millones de personas de 82 naciones.

La escasez y los aumentos de precios han generado ya motines y revueltas en 37 países, de Egipto a Filipinas y deMéxico a Camerún, sobre todo en aquellos cuya alimentación básica es el maíz, como en América Latina; el trigo, como en los países árabes; o el arroz, como en el sudeste asiático y África. Los disturbios en Haití, en abril pasado, con el grito de “no más hambre”, forzaron la caída del gobierno, lo cual es un anuncio de lo que puede pasar en otras partes. “Vamos hacia un periodo muy largo demotines, de conflictos, de oleadas de inestabilidad regional incontrolables, marcado a fuego vivo por la desesperación de las poblaciones más vulnerables”, afirma Jean Ziegler, ex relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación. “Un niño de menos de 10 años muere cada cinco segundos y 854 millones de personas están gravemente subalimentadas en el mundo”, añade.

Países como la India, Indonesia yTailandia han tomado medidas para limitar la salida de alimentos y aumentar las reservas internas, y otros países están tomando, hasta donde pueden, medidas de autoabastecimiento y seguridad alimentaria de emergencia. Pero esto ha sido criticado duramente por organismos internacionales como la Organización Mundial de Comercio (OMC), el FMI y la Comisión Europea, cuya solución librecambista es abriraún más los mercados a quien tenga la capacidad de compra para adquirir los alimentos.

Por presiones de los países avanzados, en la declaración final de la Cumbre se introdujo una condena a estas "barreras comerciales restrictivas", por lo que Argentina, apoyada por otros países, se negó a suscribirla, argumentando el derecho soberano de cada nación a defender a su población en lugar desometerla a la dictadura globalizadora del libre mercado.

Desde el inicio de la Cumbre quedó claro que la oposición iba a ser entre los defensores del derecho de las naciones a su seguridad alimentaria y los partidarios del mercado global con sus axiomas de la ‘mano invisible’ reguladora de oferta y demanda.

En su mensaje a la reunión de la FAO, el Papa Benedicto XVI apuntaba en esta dirección:...
tracking img