ingeniero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1089 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL AMOR TODO LO ESPERA
Primera de Corintios, 13, en el versículo 7 dice que el amor: “…todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta…”.
Miremos la parte que dice: que el amor todo lo espera; a veces leemos estas palabras y no nos detenemos a pensar qué significan:.
En el aparte final de Lucas, 13 versículo 6 vemos cómo es el amor, porque muchas veces mostramos la sonrisa ala gente, somos muy amables pero no mostramos el verdadero amor. Dios no quiere un corazón así. Jesús dijo esta parábola, “Tenía un hombre una higuera plantada en su viña y vino a buscar fruto en ella y no lo halló. Una higuera que no daba fruto. Y dijo al viñador, he aquí hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo hallo; córtala, porque inutiliza también la tierra. Elentonces, respondiendo le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone, y si diere fruto bien, y si no la cortarás después”.
El dueño de la viña decía “Córtala, porque también inutiliza la tierra” que está ahí. Pero el viñador le dijo: Vamos a esperar un año más y darle tiempo, porque yo tengo esperanza de que tal vez, todavía pueda dar fruto para nosotros ysi da fruto, hemos ganado un buen árbol. Esto es amor que espera.
Que piensa cuando una persona lo ha herido? Piensa como el dueño de la viña o como el viñador?
La palabra dice en Éxodo 24: 6 que el Señor es lento para la ira, esto es tardo para enojarse, dando tiempo, para dar esperanza, para que la gente pueda arrepentirse antes de ser disciplinada. Algunas veces no somos tan amables ni tanpacientes, no tenemos el amor que todo lo espera.
Jonás no quería que Dios tuviera misericordia de Nínive, por eso se metió en un barco y terminó en el estómago de un gran pez. Pero después de pasar el desierto (en el estómago del pez), aprendió del Señor que el amor todo lo espera, y llevando la Palabra al pueblo todos se arrepintieron.
Juan y Jacobo, después de que en Samaria no recibieron aJesús le dicen: Señor, debemos pedir fuego de los cielos para acabar con todos. Jesús les dice: de qué espíritu son ustedes? La actitud de Jesús fue de amor por los perdidos del amor que todo lo espera.
Veamos qué pasó con Moisés? Éxodo 32: 10-13/31 Hubo un momento que el pueblo de Israel había pecado tan fuerte que Dios dijo: Mira, aléjate del pueblo porque yo voy a acabar con todos y voy ahacer de ti una gran nación. Moisés dice: No, Señor ten misericordia de ellos. Si no los perdonas a ellos, (ráeme) bórrame a mí del libro que tienes escrito. Porque Moisés era un hombre que había aprendido el amor que todo lo esperaba para el pueblo de Dios.
Había un hombre en ell Libro de los Hechos, en el comienzo de la iglesia cristiana Bernabé, quien daba ánimo a los demás. Había, otro hombreque andaba atacando y encarcelando gente, pero a quien el amor de Dios lo tenía para grandes cosas y un día tiene un encuentro con el Señor en el camino de Damasco y le dice: Porque me persigues? Y hay una conversión impresionante en la vida de Pablo, así que predica a Cristo en las Sinagogas de Damasco y viene a Jerusalén tratando de juntarse con los discípulos pero todos le tenían miedo;entonces, Bernabé lo trae, a los apóstoles y les dice: escúchenlo. él ha cambiado. Y si no fuera por el amor de Dios que todo lo espera, por medio de Bernabé, Pablo hubiera quedado fuera de la iglesia. Cuántos somos así? Alguien le ha hecho mal en el pasado y años después todavía lo tiene ahí, encajado en su mente sin perdonarlo.
Estemos dispuestos a dar una segunda, una tercera o una cuartaoportunidad a los demás para que sepamos dar como da el Señor el amor que todo lo espera.
Cuántos aquí podemos decir que recibimos misericordia día tras día. Éramos rechazados por otros, pero Dios nos aceptó, nos dio oportunidad para crecer y ser transformados, este es el amor que todo lo espera.
La Biblia dice que Dios ve lo que está en el corazón del hombre. Y nosotros, cómo miramos a la...