Irene

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1245 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
IRENE
Por: Wilson Cárdenas Ismael llegó hasta aquel oscuro lugar inmediatamente después de que un criado se le acercara con las noticias de que habían encontrado el cuerpo sin vida de Irene y una carta para él que explicaba lo sucedido. Al verla no pudo ocultar la impresión que le causó aquel rostro pálido que reflejaba el largo sufrimiento de alguien cuyas culpas le habían obligado a rodar porel mundo como un condenado en un clamor infinito del cese de su tragedia. En su mano halló la carta que leyó un poco sobresaltado al lado del cuerpo inerte que decía lo siguiente: Hola Ismael, espero que después de leer esta carta puedas pensar en que algún día podrás perdonarme. Es más de media noche, no me es posible dormir, solo tu recuerdo es testigo de mi alma convertida en un torbellino deconfusiones. En medio de la oscuridad de este mísero lugar y del silencio que me rodea solo escucho la débil respiración de los demás, de los que descansan tranquilos, de los que disfrutan el sueño. Puedo decirte sin falsas modestias que gracias a mi padre nunca supe lo que es el miedo, sin embargo, contigo el miedo se me convirtió en una nueva experiencia y con él, me lanzo a la aventura dedecirte inquieta que hoy he visto por primera vez el gran abismo que nos separa y la angustia de ver infructuosos mis propósitos gracias a la ambición que me llevó a hacer lo que hice sin medir las consecuencias. Un día la casualidad hizo que te conociera en un banquete familiar, quedaste deslumbrado de mi belleza y a pesar de la sobreprotección de mi padre te acercaste y llenaste mi vida de un mar desensaciones y de motivos suficientes para que ambos quedáramos atrapados en un mundo imaginario donde no quedaba sino la única opción de jurarse mutuamente amor eterno.

Recuerdo bien que al poco tiempo nos casamos y pasábamos las horas entrelazando nuestras manos, mirándonos a los ojos y peleando por reclinar en el pecho de uno la cabeza del otro dejando correr el tiempo indiferente a lo quenos rodeaba. Con lo que no contábamos era que a veces el tiempo y los dioses hacen sus juramentos y nos convierten en juguetes del destino, nos hacen prisioneros de un mundo de sombras que nos impiden pensar y nos empujan al abismo fatal de la locura, de la demencia y de la muerte. La avaricia que desde que empezaba a florecer mi cuerpo albergaba mi pecho, trajo consigo la fatalidad. A partir delmomento mismo en que conocí a tu hermano y del dinero que poseía me enamoró su poder, entonces empecé a hacerte vivir la realidad de una dulce mentira. Te amaba sí pero aprendí de la vida que eso no es suficiente, tu no contabas con las condiciones para darme la vida de contemplaciones que mi belleza merecía. A veces Ismael la voraz avaricia de una mujer no tiene límites y puede llevarla a ponerleprecio a su conciencia, pero ahora, aunque que se que ya es demasiado tarde, me doy cuenta de que cuando una mujer es movida por la ambición no es mas que una hoja insignificante movida por el viento, un carro a la deriva con las tuercas sueltas, es interiormente un fraude que no puede emprender otro camino mas que la huida del mundo. Cuando no se puede con el peso de las culpas ni con el negrovació de su interior existencia, de esa caverna sombría, se pierde el espíritu. Sabía de la pasión de tu hermano por la caza, la hora a la que salía y su sitio predilecto, salí al bosque un poco antes que él envuelta en mis intenciones. Lograr que posara sus ojos sobre mi esbelto cuerpo desnudo mientras me bañaba en el lago seria muy fácil y también suficiente para despertar en él la serpiente ocultaentre la hierba, el fuego ferviente del deseo al que no podría resistirse al descubrir mis femeninos encantos. Esa sería el camino más rápido para acceder a su fortuna. Como era de esperarse tu hermano apareció y al descubrirme guardo la suficiente distancia para no ser sorprendido y no perder detalles, estoy segura

de que se dio cuenta de mis intenciones al estar en aquel lugar del que...
tracking img