Iulustres desconocidos del pais vallenato (1)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (726 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ILUSTRES DESCONOCIDOS DEL PAÍS VALLENATO. (1)
Los héroes si existen. Juan Eusebio Araujo Calderón es uno de los del Salón de la Justicia.
Por: José Rafael Araujo Nigrinis.
Telégrafo EléctricoColombiano. Cuatro Esquinas, primero de noviembre de 1865, a las cinco de la tarde. El telégrafo eléctrico ha subido a los Andes Colombianos y envía su primer saludo al digno Presidente de esta República,señor Manuel Murillo Toro, que tanto empeño ha mostrado para dotar a su país con este progreso. Pueda la paz cubrir con sus alas bienhechoras toda la extensión de este hermoso país y darnos elaliento necesario para prolongar este alambre telegráfico, antes de dos años, desde la altiplanicie de Funza hasta las riberas del Atlántico. Por lo cual sigamos las cosas que son de paz . Epístola a losRomanos. Cap. 14 Vx.9. William Lee Stiles, administrador .
Respuesta: Bogotá, primero de noviembre de 1865. El Presidente de Colombia al señor Stiles, constructor del telégrafo colombiano, en CuatroEsquinas. Gracias muy sinceras, señor Stiles, compañero del inmortal Morse. El nombre de usted será grabado con buril eterno en los anales de nuestra patria, como importador de uno de los más notablesinventos del presente siglo. Reciba usted mis congratulaciones por el feliz éxito con que van coronándose sus esfuerzos y los del gobierno. Paz a los hombres de buena voluntad y gloria para los obrerosde la civilización cristiana. Manuel Murillo Toro.
Un 3 de septiembre de 1957 (yo nací el 22 de ese mes y año), Juan E. Araujo C., en su editorial de EL TELÉGRAFO, año 1 N° 2, Valledupar,escribía:
“El primer número de este periodiquito con tiraje a máquina, en forma diminuta y sencilla, porque nuestra pobreza no nos permitió llevarlo a la imprenta, solo alcanzó a diez ejemplares, los cualesfueron repartidos a igual número de colegas.
Débil e impreciso aún, como el niño que ensaya sus primeros pasos y anhela una mano amiga y generosa que le ayude a sostenerse, así este opúsculo que...
tracking img