Jaja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (807 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
habían hecho las delicias de Francia en el siglo pasado, hasta que las aprendió de
memoria. Las cantaba con voz de mujer, si eran las de ella, y con voz de tenor, si eran
de él, y terminaba conunas carcajadas libertinas que eran el espejo magistral de las que
soltaban las sirvientas cuando lo oían cantar en francés. La fama de sus gracias había
llegado tan lejos, que a veces pedían permisopara verlo algunos visitantes distinguidos
que venían del interior en los buques fluviales, y en una ocasión trataron de comprarlo a
cualquier precio unos turistas ingleses de los muchos que pasabanpor aquella época en
los barcos bananeros de Nueva Orleans. Sin embargo, el día de su gloria mayor fue
cuando el Presidente de la República, don Marco Fidel Suárez, con los ministros de su
gabineteen pleno, vinieron a la casa a comprobar la verdad de su fama. Llegaron como a
las tres de la tarde, sofocados por las chisteras y las levitas de paño que no se habían
quitado en tres días devisita oficial bajo el cielo incandescente de agosto, y tuvieron que
irse tan intrigados como vinieron, porque el loro se negó a decir ni este pico es mío
durante dos horas de desesperación, a pesar delas súplicas y las amenazas y la
vergüenza pública del doctor Urbino, que se había empecinado en aquella invitación
temeraria contra las advertencias sabias de su esposa.
El hecho de que el lorohubiera mantenido sus privilegios después de ese
desplante histórico había sido la prueba final de su fuero sagrado. Ningún otro animal
estaba permitido en la casa, salvo la tortuga de tierra, quehabía vuelto a aparecer en la
cocina después de tres o cuatro años en que se la creyó perdida para siempre. Pero ésta
no se tenía como un ser vivo, sino más bien como un amuleto mineral para la buenasuerte, del que nunca se sabía a ciencia cierta por dónde andaba. El doctor Urbino se
resistía a admitir que odiaba a los animales, y lo disimulaba con toda clase de fábulas
científicas y pretextos...
tracking img