Japon el aprendizaje de la limpieza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4023 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
JAPÓN: EL APRENDIZAJE DE LA LIMPIEZA

Juan Carlos Valdivia Cano
Profesor de Introducción a las Ciencias Jurídicas Universidad Nacional de San Agustín

SUMARIO: 1.- Introducción. 2.- País chamba. 3.- Intuición de la vida. 4.- Confianza. 5.- El otro, el mismo. 6.- La ética samurai y el Japón moderno. 7.- El arte marcial de bien morir.

1. INTRODUCCIÓN Muchos años antes de conocer Japón yohabía dejado de usar zapatos dentro de la casa, (costumbre que aún mantengo). No se si fue la admiración por ese sobrio y limpio país; o el trabajo que me costó desenterrar el piso de madera de esa casa largo tiempo abandonada, para hacerla habitable, o snobismo juvenil. O todo eso y otras razones más que aquí trataré de esclarecer. Expulsando los zapatos, y con ellos sus millones de indeseablespasajeros transportados gratuitamente en todas las suelas que en el mundo han sido y son, empezó esta especie de “aprendizaje de la limpieza” que ha sido y es para mi el conocimiento y la relación con Japón. Un día de 1986, mientras vivía en Europa, esa antigua relación se actualizó. Después de largas horas de vuelo, ponía mis suelas en el aeropuerto de Narita. Pero antes de entrar al grano tal vezno esté demás aclarar que el término “limpieza” aquí no tiene una única acepción, un solo significado. Y que lo que sigue es sólo un punto de vista. 2. PAÍS CHAMBA En el invierno de 1986 visité Japón durante tres meses gracias a la invitación de un pariente muy querido -el primo Henry-, quien vive casado con una dama japonesa, Takae Suzuki-, en un pueblito llamado Kawaguchi. Tienen dos hijos; Yoyiy Toru. Kawaguchi queda en la provincia de Yamanashi, en el centro de Japón, al borde del bello lago del mismo nombre. Al fondo está Fuji San, el señor Fuji, (el Misti japonés), a una hora y medía de Tokio por carretera. Por suerte uno de esos meses pude trabajar con un equipo de japoneses, (el excelente Samata San a la cabeza). Se dedicaban a construir canales de agua en una zona rural de laprovincia de Yamanashi. Creo que, en cierto modo, esto me permitió mirar el Japón “por dentro”, lo que muy difícilmente se puede hacer como turista, sobre todo si uno no conoce el idioma del lugar. Debo reconocer que no hice mucho esfuerzo para conseguir ese trabajo, aunque estaba dentro de mis planes desde que planifiqué el viaje con la ilusión de “ganarme alguito”. Si lo conseguí fue, por elcontrario, resultado de cierta sana presión social en Kawagushi para que yo trabaje. Presión que afectó obviamente a la familia de mi primo, lo que obligó a Takae Suzuki a proponérmelo una noche mientras cenábamos, (bastante chaposa por la incomodidad). ¿Qué hacía un “joven” de 36 años un mes entero dando

166

Derecho – Revista de la Facultad de Derecho

vueltas en bicicleta alrededor del lago,tomando fotos feliz de la vida y, lo que es más abominable, sin trabajar? Recuerdo la expresión de la cara de Takae cuando me preguntó si no quería dedicarme a esa poco apetecida actividad, (que en nuestra cultura se asocia al sudor de la frente y al patético ganarse el pan que los peruanos llamados “chamba”). Yo acepté gustoso, aunque ella tal vez haya dudado de mi sinceridad, teniendo en cuentala opinión que tenía de los peruanos con respecto al trabajo. Opinión que jamás se le ocurrió ocultar delante mio, gracias a su sincera crueldad, (se diría femeninamente japonesa). Ella vivió dos años entre nosotros y parece que vio suficiente. 3. INTUICIÓN DE LA VIDA Muchas cosas me atraen de ese pequeño gran país. Pero tal vez todo ello se pueda concentrar en su diferente cosmovisión,especialmente en relación a la visión occidental del mundo. Algo que tiene que ver con el budismo zen asimilado de la India y China, con las antiguas religiones nacionales como el shintoísmo y con las disciplinas japonesas más puntuales y prácticas como el “arte caballeresco del tiro al blanco”, las artes marciales, los adornos florales, la ceremonia del té, el teatro NO, etc. Como recuerda K. Herrigel:...
tracking img