Jesucristo en la vida del creyente del siglo xxi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2257 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jesucristo en la vida del creyente del siglo XXI
Conferencia de la Escuela de la Familia (26 de Junio del 2011) JOSÉ A. GARCÍA

“Buscad a YHVH y su poder, Buscad siempre su rostro” (Salmo 105:4)
“Estáis en el mundo, pero no sois del mundo”
“Vosotros sois la luz del mundo, sois la sal de la Tierra”

►Se me ha pedido que hable esta mañana sobre “Jesucristo en la vida del creyente del sigloXXI”. Pero, si me permiten les propondré un cambio del título. Porque hablar de “Jesucristo en la vida del creyente del siglo XXI”. Es lo mismo que hablar de Jesucristo en la vida del creyente del siglo XIV, XV o XVI ¿Por qué? Pues porque “Jesucristo es el mismo, ayer, y hoy y por los siglos”. El no cambia. Jesucristo no se modula, no se mejora conforme sea la etapa, el siglo, la moda.Cristo no se presenta como un Jesucristo 1.3 que está muy mejorado respecto del Jesucristo 1.2 (como los programas de computadora). Sino que Él es la absoluta Verdad en su única y eterna versión.

►El Título que les propongo entonces es: “La Iglesia de Jesucristo frente a los retos del siglo XXI” Un pequeño cambio en la forma, pero un gran cambio en el significado. La responsabilidad ahoraestá donde debe estar, en la Iglesia.

►Porque es la Iglesia de Jesucristo la que deberá enfrentar los nuevos desafíos del Siglo XXI. La ingeniería genética, la nanotecnología en la biología, las investigaciones del genoma. El calentamiento global, el deshielo progresivo, el aumento de la basura en la sociedad; la basura nuclear echada al mar. En el fondo del mar hay residuos nuclearescon una actividad de 85 billones de becquereles. Esto es tanto como la radiación producida en Chernóbil.
La escasez del agua será un problema serio en el futuro, el desempleo producido por la robótica, el aumento del precio de los alimentos de primera necesidad, la hambruna generalizada, la disminución de los recursos naturales, el enrarecimiento del aire
La sobrepoblación, la amoralidady la rebelión de las masas, marcarán, definitivamente, la trayectoria de las sociedades y de la Iglesia del siglo XXI.

►Todas estas poderosas fuerzas, nuevas y viejas van a incidir poderosamente en la psiquis y el comportamiento de los hombres y mujeres que siguen a Cristo en este siglo XXI.
Hermanos amados, estoy convencido de que nuestras mentes no pueden, por falta de capacidad,entender el alcance, la complejidad, las presiones y tensiones a las que estará sometida la Iglesia de Cristo del Siglo XXI.
Las palabras de Eclesiastés tendrán un significado cierto: “mejor es el día de la muerte que el día del nacimiento”

►Estas formidables presiones abrirán más la brecha entre países ricos y pobres. Volveremos a una especie de países feudales, rodeados de altísimos einexpugnables muros, dentro de los cuales vivirán los agraciados, protegidos por esa arquitectura, de la población pobre y hambrienta.
Los muros de Cisjordania en Israel y de Estados Unidos con México, son ya una muestra de esta tendencia.

► La sociedad se defenderá usando sus herramientas de contención: La ONU, La OMS, Amnistía Internacional, toda suerte de ONGs, partidos políticos verdes,Asociaciones Confesionales de todo tipo, Wikileaks, etc.

►A esta lucha contra las fuerzas desintegradoras se unirán “Los Nuevos Sacerdotes Humanistas del siglo XX y XXI”, los Psicólogos y Psiquiatras del mundo. Estos saldrán al ruedo del siglo XXI, armados con cuanta teoría humanista, dinámica psíquica, conjetura pseudocientífica y creencias filosóficas que nos podamos imaginar. Estosprofesionales de la conducta orientarán sus voluntades a la implantación de un Hombre Nuevo que supere asertivamente todas las amenazas y salga triunfador sobre la crisis, la ansiedad, el temor, la depresión y la incertidumbre. ●Estos nuevos sacerdotes incrédulos del siglo XXI caminarán, sin querer o sin saber, el sendero hacia el Superhombre profetizado por Nietzsche en el siglo XIX. Nietzsche,...
tracking img