José peralta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2174 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
José Peralta

1.- INTRODUCCION

“Los libros y textos de historia literaria del país apenas mencionan a Peralta. Sí, apenas lo mencionan: cosa absurda, pero cierta. El Peralta escritor -gran escritor- casi no existe para Barrera o Arias u otros autores de Historia de la Literatura. Y quienes escriben la historia del liberalismo o las biografías del General Eloy Alfaro, mentan sólo de pasada alDr. Peralta, un hombre más del elenco revolucionario liberal, como si en justicia se pudiera minimizar al primer doctrinario de la causa” [1]

Lo anterior es duro para la historia y memoria ecuatorianas, pero lo es más si quien lo dice es Gabriel Cevallos García, connotado escritor y activo militante de la derecha reaccionaria, autor de múltiples biografías de ilustres clérigos, hombres deletras y políticos conservadores cuencanos. Y es que solo en los últimos años y tímidamente se ha comenzado a estudiar la vastísima obra de Peralta, su dimensión histórica en el fomento de la gran revolución liberal, de la que fue uno de sus más importantes ideólogos y su participación en ella como principalísimo actor.

2.- Entorno social, político y económico del Ecuador pre-alfarista

Elgarcianismo teocrático y un estado ecuatoriano eclesial en la composición de todas sus estructuras, con políticas de estado articuladas al servicio de la religión, fue la patria en la que creció Peralta y Cuenca, su ciudad natal, constituía la más recalcitrante representante de aquello. Bien se podría decir que al examinar el cambio y desarrollo ideológico operado en José Peralta que va desde elclericalismo militante a un incipiente socialismo en un lapso de 60 años, es el mismo cambio que se operó en el pensamiento del país desde 1875 a 1935.

Geográficamente nuestra realidad social, política y económica lo constituían la sierra y la costa casi incomunicadas entre si, la región oriental despoblada, lejana y agreste, no pasaba de ser motivo de curiosidad científica para expedicionesextranjeras. La población del Ecuador en 1877 era de un millón cien mil habitantes, tres cuartas partes habitaban la sierra y el resto en la costa. Riobamba con 110.000 habitantes era la ciudad más poblada seguida de Cuenca, Quito, Loja y Guayaquil en ese orden. El 85% de la población era analfabeta, había 6.000 estudiantes en todo el país en los tres niveles educativos, 1200 curas y el ejército loconstituían 2.300 hombres. 60% de la mejor tierra labrantía de la sierra estaba en manos del clero, eran los Jesuitas los mayores propietarios de tierras. Exportábamos cacao, madera, cascarilla y carbón y nuestra balanza de pagos tenía un superávit de 50.000 pesos.

José Peralta nace en la hacienda Chaupiyunga, parroquia Gualleturo del Cantón Cañar, el 15 de Mayo de 1855. Estudia 11 años con losJesuitas en Cuenca, en 1877 siendo estudiante del último año de filosofía publica, en la imprenta del clero, el periódico “El Deber”, él mismo cuenta en sus “Memorias Políticas”:

“Cursaba yo el último año de Filosofía y pertenecía a casi todas las congregaciones religiosas estudiantiles, de manera que, si mi natural razón me preservó de la devoción abyecta de casi todos mis condiscípulos, de buenafe estaba convencido que militaba en el bando de la verdad y del bien, representado por los padres jesuitas y sus prosélitos. Por consiguiente, fui uno de los más decididos y aplaudidos defensores de la religión, en un periodiquillo intitulado El Deber” [2] .

Por sus escritos en El Deber y su ataque al gobierno de Veintimilla y sus “secuaces liberales” fue perseguido y encarcelado, al respectodice:
“Todos estos padecimientos, lejos de amilanarme, retemplaban mi espíritu y, lo más admirable, producían en mi una mutación completa, un cambio total de horizontes, una transformación de ideales y aspiraciones que a mi propio me sorprendían como un fenómeno inexplicable pero evidente. Por primera vez me avergoncé de haber desempeñado el papel de apologista de una religión que nadie...
tracking img