Juan de zumarraga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1111 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Juan de Zumárraga O.F.M. (Durango, Vizcaya, 1468 - Ciudad de México; 3 de junio de 1548) Franciscano español. Primer obispo de México desde 1528, consagrado el 27 de abril de 1533 y nombrado arzobispo en 1547, fue fundador de la Real y Pontificia Universidad de México, actualmente Universidad Nacional Autónoma de México. Murió en la ciudad de México el 3 de junio de 1548 y está sepultado en lacripta de los Arzobispos de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.
Según la tradición católica, el principal testigo de las apariciones de la Virgen de Guadalupe fue fray Juan de Zumárraga.
El relato en que se ha fundamentado el culto guadalupano cuenta que la Virgen María, en su advocación de Virgen de Guadalupe, se apareció en varias ocasiones ante el indígena Juan DiegoCuauhtlatoatzin entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531 en el cerro del Tepeyac. En sus primeras apariciones, la Virgen ordenó a Juan Diego se presentara ante el obispo Zumárraga y le expresara su deseo de contar con un templo en ese mismo sitio. Según la misma narración, Juan Diego acudió en repetidas ocasiones ante Zumárraga para contarle la petición de la Virgen y éste no creyó en las apariciones.Finalmente, condicionó la construcción del templo a la presentación de un milagro: Juan Diego debía cortar rosas de castilla en el cerro y llevarlas al obispo como prueba de la intervención divina. El indígena obedeció, aun sin saber cómo haría para obtener rosas en un cerro árido y, además, en pleno mes de diciembre. La última aparición de la Virgen, el 12 de diciembre de 1531, obró el milagro: las rosasaparecieron en el Tepeyac, Juan Diego procedió a cortarlas y las transportó en su tilma o ayate (tipo de toga abierta por los lados) a la casa del obispo. Al estar frente a Zumárraga, Juan Diego abrió el ayate, cayeron las flores y dejaron ver al religioso la imagen de la Virgen estampada en la burda tela.
A pesar de lo sostenido por la tradición, es de notarse que ninguno de los escritos deZumárraga hace referencia al acontecimiento. Así, sus cartas, notas y memoriales, e incluso el catecismo por él compuesto, la Regla Cristiana, no mencionan las apariciones guadalupanas, ni al indígena Juan Diego, ni cualquier intención de construir un templo en el cerro del Tepeyac, donde el santuario autóctono dedicado a Tonantzin diosa de la fertilidad que simulaba una mujer morena en cinta, seríasustituido en la primera mitad del siglo XVI por una ermita dedicada a la Virgen de Guadalupe de Extremadura.
Conviene mencionar que la falta de algún testimonio escrito por Zumárraga en torno a las apariciones guadalupanas es uno de los puntales de las posturas antiaparicionistas, en las que se cuestiona la historicidad del milagro guadalupano; por su parte, quienes se integran a la corrienteaparicionista toman como base los hechos relatados en el Nican Mopohua, texto de manufactura indígena presuntamente redactado de forma contemporánea a las propias apariciones.
Fue superior local y provincial de la Orden de los franciscanos en España, represor de brujas en el País Vasco.
En 1527, estando Carlos I en Valladolid, capital entonces del reino, con ocasión de las Cortes generales, dejandoa un lado los asuntos políticos, se retiró al próximo convento franciscano de Abrojo para pasar allí la Semana Santa. Pronto se fijó en el talante espiritual y firme del padre guardián del convento, fray Juan de Zumárraga, un vizcaíno de 60 años, alto y enjuto, nacido en Durango en 1475. Al despedirse, el Emperador quiso hacerle una importante limosna, pero él la rehusó, y cuando fue obligado arecibirla, la entregó a los pobres.[1]
Vuelto Carlos I a sus negocios políticos, ha de enfrentar los graves problemas de la Nueva España. Es entonces cuando se equivoca gravemente al elegir los hombres que iban a formar la primera Audiencia, y cuando en cambio acierta por completo al presentar a la Santa Sede el nombre del padre Zumárraga para obispo de la ciudad de México. Fray Juan se resiste...
tracking img