Julio cortazar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 133 (33007 palabras )
  • Descarga(s) : 26
  • Publicado : 6 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
IMPRIMIR

H. P. LOVECRAFT

EL HORROR SOBRENATURAL EN LA LITERATURA

Título del oríginal inglés SUPERNATURAL HORROR IN LITERATURE

Editado por

elaleph.com

© 1999 – Copyrigth www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados

2

www.elaleph.com El horror sobrenatural en la literatura
donde los libros son gratis

PRÓLOGO
Alguna vez el crítico francés Roger Caillois, se refirió aH. P. Lovecraft como a un autor "que había usurpado la fama de que gozaba". Sin llegar a ese purismo tan extremo, no podemos evitar cierta perplejidad al observar el actual auge del escritor de Providence, lo mismo que del terror y la fantasía en general. Hemos dicho "terror" y "fantasía", y la diferencia es válida: la literatura de Lovecraft y sus colegas, entre sus muchas virtudes y defectos,poseen una cualidad bien ejemplificada por Eudora Welty cuando dijo que los cuentos de fantasmas de M. R. James tenían "al menos un pie en la tumba,". Por su parte, en la "pura fantasía" (cuyo representante moderno es Tolkien) levantamos los pies de la tierra en un vuelo magnífico e interminable por atmósferas enrarecidas. Asistimos a una doble invasión del terror literario; por un lado labienvenida, aunque intrigante, fuga hacia el pasado, con su resurrección de clásicos y olvidados (nunca como ahora se ha podido acceder a tantas novelas góticas y espantos victorianos), y por el otro a la desconsiderada producción de atrocidades por traficantes oportunistas. Toda actividad humana tiene matices políticos, y podemos afirmar que el anárquico y saludable sentido de lo maravilloso (en maestroscomo Poe y von Arnim, lo mismo que en especialistas como Lovecraft) ha caído en manos de peligrosos cineastas y jornaleros literarios, cuyo fin es destruir el valor estético y activista de "ese miedo artístico que pertenece al dominio de la poesía". Creemos que fue Robert Aickman quien dijo que el cuento de fantasmas era el último refugio del conspirador (Murneau y Fritz Lang no lo hubierandesmentido), y los "proveedores de estremecimientos" como Stephen
3

www.elaleph.com H. P. Lovecraft
donde los libros son gratis

King, Ann Rice, Coppola y otros nombres alarmantes, lo han transformado en un insípido pero conveniente artículo de consumo. En esta danza macabra los críticos no se han quedado atrás, y así tenemos a los sacerdotes de las ciencias esotéricas de la lingüística, lasemiótica y el psicoanálisis abalanzándose a investigar el fenómeno de la literatura terrorífica, o a competir con ella. La perplejidad que hemos mencionado en los primeros párrafos no implica, por supuesto, un desprecio de la literatura de terror en general y de Lovecraft en particular. Se trata, mas bien, de un temor a la sobrevaloración (y por consiguiente vulgarización) de algo que se admira. Haceya mucho tiempo que Walter Scott nos había advertido que la cuerda del terror debía pulsarse muy de vez en cuando, pues corre peligro de romperse. H. P. Lovecraft, en su notable ensayo sobre el tema, dice algo similar cuando asevera que lo fantástico "es un ramal estrecho aunque esencial de la expresión humana". Este pequeño libro -una brisa fresca entre tanta verborragia docta- posee variasvirtudes, pero revela por encima de todo el fervor y la pasión de su autor por un tema caro a su vida de artista. Tanto más admirable, entonces, el equilibrio y lucidez que demuestra al exponer su estética del terror literario, el desarrollo histórico del género y los comentarios críticos sobre una apreciable cantidad de escritores. A setenta años de su concepción, sigue siendo el mejor compendioacerca de esta materia, a la par del libro de Louis Vax, "Arte y literatura fantástica". No hay mucho más que agregar, excepto aclarar ciertas peculiaridades del texto. Para quienes no están acostumbrados al estilo particular de Lovecraft, vale la pena señalar que frases como "un poema horrible" o "un fragmento dañino y repulsivo", son expresiones entusiastas de elogio crítico. Asimismo, hipérboles...
tracking img