Justicia indigena

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3306 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ALUMNO:
WILBERTH ALBERTO DOMINGUEZ MENESES

MAESTRO:
LIC. FERNANDO SANTOS PEREZ

MATERIA:
DERECHO AGRARIO

TRABAJO (ENSAYO):
JUSTICIA INDIGENA

GRADO Y GRUPO:
9° “C”

SAN FRANCISCO DE CAMP, CAMPECHE A DICIEMBRE DEL 2009.
INTRODUCCIÓN

En los últimos tiempos se observan en México como en otros países latinoamericanos renovadas experiencias de justicia indígena que emergen y seconsolidan en diferentes regiones como respuesta a diferentes y contradictorios procesos: Por un lado, estos procesos se desarrollan en el marco de políticas de reconocimiento de la diversidad cultural así como de políticas de modernización judicial promovidas por el estado con el supuesto fin de democratizar la justicia abriéndose al reconocimiento de los sistema normativos indígenas.
Por otrolado, la renovación de la justicia indígena se genera en oposición o al margen del estado cuestionando dichas políticas de reconocimiento, la falta de acceso a la justicia, la violación a los derechos humanos y la violencia característica de gran parte de las regiones indígenas del país, lo que pone en entredicho el alcance de las reformas judiciales en materia indígena.
De esta manera loscontextos diferenciados marcan de manera distinta las experiencias de justicia indígena desarrolladas en diversas zonas de México, de lo cual dependerán también sus alcances y retos ante el estado y el sentido en que consiguen poner en práctica otros modelos de justicia que confrontan el llamado “estado de derecho”. Aún en sus variaciones, lo llamativo de dichas experiencias es la fuerza con la que estánplanteando las demandas sobre un derecho y una justicia propia, fortaleciendo con ello las identidades étnicas, al mismo tiempo que revelan nuevas tensiones y alternativas para reinventar una justicia “tradicional”, contemplando la demanda de los derechos y haciendo frente a cuestionamientos internos sobre los llamados “usos y costumbres”, especialmente de parte de las mujeres y disidentesinternos (políticos y religiosos).
En el centro de dichas experiencias se encuentran los derechos colectivos como base de reivindicación de las demandas autonómicas de los pueblos indígenas, pero nos encontramos también ante nuevas maneras de pensar y construir lo colectivo en donde los derechos humanos están jugando un papel fundamental. Estamos efectivamente ante nuevos retos para pesar la democraciay las visiones plurales del estado y la ciudadanía que cuestionan paradigmas establecidos de una ciudadanía liberal y el proyecto mismo de nación.

LA JUSTICIA INDÍGENA.

En agosto del 2001, se reformó la constitución mexicana para incluir en su artículo segundo un apartado que reconoce el carácter multicultural de la nación así como derechos políticos y culturales a los pueblos indígenas.Tal reforma es una continuación de cambios al artículo 4 constitucional reformado en 1992, por medio de la cual por primera vez se reconoció la pluralidad cultural de la nación sustentada principalmente en los pueblos indígenas. De esta manera se cuestionó la visión integracionista y mestiza de la nación mexicana que prevaleció desde siglo XIX, obligando a reconocer los derechos históricos de lospueblos indígenas. La reforma del 2001, si bien es un avance respecto a la anterior, ha sido cuestionada por su bajo alcance ya que no respondió a las expectativas del movimiento indígena ni de la sociedad civil organizada. Finalmente enuncia derechos de autonomía y autodeterminación que sin embargo no se pueden ejercer debido a una serie de candados jurídicos que minimizan los derechos y envía alas legislaturas estatales la decisión de definirlos e implementarlos.
La reforma desecha la demanda de reconocer a las comunidades indígenas como entidades de derecho público, es decir como sujetos de derecho, y no rompe con la visión asistencialista de las anteriores políticas indigenistas, lo cual contradice cualquier reconocimiento autonómico.
El neoliberalismo paradójicamente al mismo...
tracking img